Etiquetas

, , , ,

Toda la luz posible

            El 13 no es mal número, aunque la superstición dicte lo contrario y aunque la gente lo crea firmemente. En el año 2014 necesitaremos toda la luz posible. Hay una carta de la que ya hemos hablado, la de Juan. Es solo una pero está llena de señales, de instantes para la reflexión, de puntos de partida, de hilos de los que tirar. Lo importante para que algo sea una referencia es ante todo la constancia, quizá la frecuencia no importe tanto, porque sabiendo que algo está, se irá a buscar algo allí. La capilla cumple esa norma, de momento. Se ha avanzado mucho desde su creación y sobre todo, no importa que quien vea o entre sea solo uno, una docena o 70 veces siete, porque se escribe del mismo modo y con la misma intensidad, y al final, la luz, aunque sea solo la de una vela, acabará llegando igual de lejos.

       Distinguir el espíritu de la verdad del espíritu del engaño. Este será nuestro trabajo en el año que va a entrar. El trabajo será lento, pero constante. No sabemos cómo ni cuanto, pero nuestra intención es seguir estando aquí, y quien entre, nos encuentre. Y cada vez entran más.

            “Amigos míos, no deis fe a cualquier inspiración; sometedlas a prueba para ver si vienen de Dios, pues ya han salido en el mundo muchos falsos profetas”. 1 Juan 4, 1-2

               “Hijos, no amemos con palabras y de boquilla, sino con obras y de verdad”.  1 Juan 3, 18