Biserica Romana Sfanta-Familie

Etiquetas

, , ,

 

                 La Iglesia greco-católica rumana de rito bizantino cuenta con casi medio millón de fieles, frente a los 20 millones de la Iglesia Ortodoxa rumana, la segunda más populosa del mundo ortodoxo, solo por detrás de la Iglesia ortodoxa de Rusia.

                  En Almería, la Iglesia rumana de la Sagrada Familia se encuentra enclavada en el centro de la capital, en la calle Reyes Católicos. Era una anterior capilla católica que fue cedida por el Obispado de Almería a la Iglesia greco-católica rumana, de rito eslavo. Su idioma litúrgico es el rumano. Su sede central es la catedral de la Santa Trinidad en la ciudad rumana de Blaj. El Archipatriarca mayor es Lucian Muresan desde 2012.

                El santo protector de la Iglesia oriental es San Nicolás, y en esta iglesia rumana todos los lunes, se le rinde culto,  para el cual la iglesia permanece abierta en horario de mañana y tarde (9h 30-14h 00 y 17h 30-20h 00). Las imágenes de san Nicolás han desaparecido de muchos templos católicos, o si están presentes no hay horario de apertura de las capilla, con lo cual el culto queda interrumpido.

                 Sin embargo, en la Biserica Romana de la Sfanta-Familie, cada lunes se congregan fieles procedentes del culto católico romano y fieles rumanos, que quieren seguir con la tradición de los lunes de san Nicolás.

                       Existen algunas diferencias con respecto a un templo católico occidental, como la presencia del Iconostasio en vez del Altar, y la veneración de los santos bajo la forma de iconos, que es la que acepta la tradición oriental, aunque en este caso, sí existe una pequeña imagen del santo de Myra, en la costa de Licia, en la actual Turquía, Agios Nicolaos, o san Nicolás.

                         Una de las diferencias más llamativas es la presencia de velas de cera, las únicas admitidas en el culto oriental. En este caso las velas son las propias del culto bizantino. Son velas alargadas de color tierra, que se dividen en las dedicadas a los vivos y a los difuntos. Esta si es una gran diferencia entre los cultos orientales y occidentales. En Oriente no hay un único día para recordar a los difuntos, sino que se les recuerda cada sábado en una oración especial.

La cruz de Mayo en Melilla

Etiquetas

, , ,

 

            Si algún lugar o familiar simboliza la tradición de las Cruces de Mayo en Melilla, realizadas de motu propio, aunque participen en el mismo concurso que todas las demás, es la familia García Arjonilla. Hay instituciones públicas y entidades religiosas que también mantienen esta tradición, pero no pueden ponerse en el mismo plano de igualdad.
La primera vez que visitamos su casa, su pequeña y particular capilla fue en el año 2007. En aquello ocasión quisimos dar testimonio de la bendición de la imagen del Cautivo, que al final no pudo realizarse por cuestiones canónicas. Fueron cuestiones de celos y rivalidades religiosas las que impidieron aquella ceremonia. Sin embargo, los cánones y la tradición de la Iglesia sí aconsejan la bendición de objetos piadosos, cruces, rosarios y pequeñas imágenes; a las que se puede dotar incluso de indulgencias para los rezos. Las pequeñas imágenes de devoción familiar pueden ser bendecidas por el sacerdote en la propia iglesia, o puede éste desplazarse al lugar en cuestión. Este lugar de veneración particular se encuentra en la calle sargento Arbucias del monte de La Libertad o de Calvo Sotelo.
La primera vez que asistimos y reflejamos la tradición de las cruces de mayo en casa de Sebastián y Loli fue en 2013, y hubo una segunda en 2017. Esta sería pues la tercera visita. La tradición de las cruces de Mayo, su origen y su arraigo en Melilla está relatada de modo suficiente. Todas participan en un concurso general subvencionado por el Gobierno de la Ciudad a través de su consejería de Festejos. En esta ocasión no queremos reflejar el hecho en sí, sino volver a escribir acerca de una familia y de las tradiciones festivas cristianas que mantienen en el barrio de La Libertad.

                                                      Un lugar singular

               Mientras estén ellos y esperemos que sea por muchos años, todo se mantendrá, después y nunca mejor dicho “Dios dirá”. Sin embargo, aparte de dar cuenta de la Cruz de Mayo del presente año 2019, queremos volver a resaltar la importancia de este lugar, en donde con anterioridad se ubicaba una pequeña mercería. En el hay imágenes bendecidas y que en su día estuvieron en iglesias melillenses, con más de un siglo de antigüedad. La capilla privada debería ser bendecida y convertida en oratorio público, aunque fuese por unas horas a la semana. Así los fieles del barrio podrían acudir también allí. La parroquia de Santa Mª Micaela está a unos pocos metros, pero tiene su horario de culto y apertura.
Este año han realizado y presentado al concurso una cruz muy clásica, en tonos rosa y blanco. Con los exornos justos y centrado en la Cruz, que es lo que se conmemora y celebra. El descubrimiento de la Cruz de crucifixión por parte de la emperatriz Santa Elena, madre del emperador Constantino, en el mes de mayo de 327. La tradición se mantiene un año más.

Reflexión final de Semana Santa

Etiquetas

, , , , , ,

 

                           Preguntarse por la evolución y destino final de la semana santa no tiene sentido en la mayor parte de las ciudades españolas, pero sí en Melilla. Las primeras procesiones salieron como tales a partir de 1940. Hasta esa fecha, todos los actos se celebran dentro de los templos que fueron surgiendo tras la expansión de la ciudad, y con anterioridad solo en la ciudad vieja o Pueblo, y en recorridos muy cortos. Esta primera época de desfiles procesionales y cofradías duró exactamente 35 años, gasta la suspensión total de 1974. La segunda refundación de la semana santa melillense se produce a partir de 1980, y alcanza ya casi 40 años de existencia. Se vive una lenta decadencia en cuanto a asistencia y participación, pero se mantiene intacta en lo esencial. Hay elementos que deberán concentrarse más, para asegurar  la supervivencia del conjunto. Son necesarias reformas y planificaciones, que de momento nadie se atreve a poner sobre la mesa, ni a ponerles nombre.

                                          Pensamientos en Jueves Santo

                           Pasear por la calles del centro de la ciudad durante las procesiones deja siempre un sensación ambivalente y contrapuesta. Dulce y amarga a la vez. Se ve gente nueva, la felicidad de los niños en sus primeras procesiones, el esfuerzo de los costaleros y portadores de tronos, la mezcla completa de hombre y mujeres en los varales, entre los nazarenos, e incluso al frente de alguna cofradía. A la vez surge ante los ojos una extensión inmensa, la de las calles, imposible de llenar, porque ya no hay más público. Está presente toda la gente que hay en la ciudad y que puede y quiere asistir, o ver pasar, los tronos y los palios.

                            El Cautivo siempre acude a su cita, imperturbable desde su trono y con la mayor afluencia de público posible tras sus pasos fijos en el trono que lo porta. Solo la virgen de los Dolores, la Soledad de siempre, la del Pueblo, la de Melilla la Vieja, le iguala en numerosa compañía. Uno el jueves, la otra el viernes. Cada uno preferirá un lugar distinto para verlas y retener las imágenes.  La compañera del Cautivo es el Rocío, que en los tiempos que corren, y dado lo ajustado del número de portadores, debería limitar su presencia al domingo de Resurrección. La efectividad que se conseguiría con esto sería mucho mayor, pues las personas que se dividen entrambos trono y palio, se juntaría detrás de solo uno, y la banda de música acompañaría a ambos.

                           La virgen del Jueves Santo melillense debería ser la de Ntra. Sra. del Mayor Dolor de Batería Jota, que va también acompañada por el trono del Flagelado, acompañados por su banda de música y público. Esta cofradía, la de La Flagelación, porta 5 pasos a lo largo de toda la semana (domingo, jueves y domingo), y es la que tiene un recorrido más largo, pues aparte del oficial, recorre el camino  de descenso y ascenso hasta y desde su casa de hermandad. No hacen traslados, solo recorrido puro y duro hasta el Gólgota de la Medalla Milagrosa.

                                                 Dolores siempre reina en viernes

                        La disyuntiva estará siempre entre fe y espectáculo en el sentido más rico de la palabra, siendo casi imposible trazar una separación entre ambas categorías. En el viernes santo de Melilla hay una virgen espectacular, que es la Soledad, con un recorrido muy concentrado y vistoso. Este es motivo por el que esta cofradía nunca ha tenido problemas para portar los tronos. Solo dos salidas, jueves y viernes, con un único paso cada. El resto de las cofradías procesionan entre dos y tres veces a lo largo de la semana, sacando un mínimo de dos pasos en cada ocasión. No hay cofrades suficientes para tanto.          La única fórmula posible para una supervivencia es esta, porque en un futuro próximo todo se agudizará. Las procesiones de lunes y martes tiene escaso público. Los desfiles procesionales deberán concentrarse entre miércoles y viernes, dejando aparte ambos domingos que tienen su propia idiosincrasia. El lunes y martes santo debe quedar para actos litúrgicos en los templos.

 

 

 

 

 

El fin de la iglesia fantasma

Etiquetas

, , , ,

                  El 28 de marzo de 2019 han desaparecido bajo las palas excavadoras los últimos restos de la antigua iglesia y convento de Adoratrices. Todo ha sido inusualmente rápido para los usos y costumbres melillenses. En tan solo 48 horas, un edificio histórico ha quedado reducido al estado de solar.

                         Las religiosas Adoratrices, la orden fundada por Sta. Mª Micaela para la redención de las mujeres obligadas a prostituirse, llegaron a la ciudad el 14 de enero de 1938. Porque si algo había en Melilla en “los años dorados del Protectorado” eran mujeres prostituidas. El delegado gubernativo Marqués de Valdecañas, pedía ayuda a la población para amueblar y adecentar el convento e iglesia de las Adoratrices, erigido en la antigua Casa del Reloj. Su labor era “amparar a las pobres pecadoras y acoger a las que pudieran llegar a pecar”, decía el Marqués de Valdecañas. Los hombre no pecaban en esta funesta actividad

                      Esta fue la intención de la madrileña María Micaela Desmaissiéres y López de Dicastillo: “No puede negarse que las mujeres llamadas públicas, son la clase más despreciada de la sociedad… ¿y no habrá quien se compadezca de tal desgracia y las alargue una mano bienhechora para salir de ella? Esto, ha dado margen a la fundación de esta sociedad de señoras adoratrices, esclavas del Santísimo y de la Caridad”. La Congregación de Adoratrices  fue fundada por Santa María Micaela en Madrid en el año 1856 y aprobada por el Papa Pío IX en 1860, como Instituto Religioso de Derecho Pontificio. El Pontífice del Syllabus de los errores del mundo moderno.

                           Las religiosas Adoratrices estuvieron en esta iglesia convento desde 1938 hasta 1955, cuando fue inaugurado su nuevo convento situado en la frontera de Beni-Enzar, en el que estuvieron hasta su marcha total de la ciudad en 1974. En total fueron 36 años de historia en Melilla, de la que quedó muy poco rastro, pues eran y son religiosas de clausura, cuyas rígidas normas solo fueron suavizadas tras el Concilio Vaticano II de 1959.

                    La iglesia antigua de santa Mª Micaela era muy bonita, a decir de todos los que la conocieron. Su colegio no solo acogía a las jóvenes en riesgo social, sino también a niñas melillenses de buenas familias, dado el prestigio de las religiosas. Mientras estuvieron en esta pequeña iglesia, sufrieron robos y también actos sacrílegos. Este fue el motivo por el que en 1953 se edificara el nuevo convento, construido por el Protectorado español.

                    El edificio quedó cubierto y oculto por posteriores construcciones, y había que internarse en el interior para ver sus contornos. Hoy, en el día en el que se completaba la demolición completa del histórico inmueble, la silueta de la antigua iglesia emergía por última vez, para desaparecer ya completamente.

 

Komboskini, el rosario ortodoxo

Etiquetas

, , ,

               

           

                   Komboskini: Rosario ortodoxo

                    Los escándalos se abaten con regularidad sobre la Iglesia de católica de Roma, sobre el Protestantismo, e incluso en alguna medida sobre la Iglesia Anglicana, que ven como sus templos se vacían, aunque esto afecta en mayor medida a la Iglesia de Roma. Según el Observatorio de las Religiones, el 27% de la población española se declara no creyente o atea, y entre los católicos, solo uno de cada cuatro se declara practicante. Según este mismo Observatorio, la desafección del católico español es mayor hacia la Institución que hacia la creencia.
Hay muchas personas que acuden diariamente a las iglesias, oran frente a las imágenes, comparte estampas de devociones, realizan ritos perfectamente canónicos, pero no participan en los oficios dominicales. Hay una religiosidad popular muy arraigada, pero completamente autónoma.
¿Por qué estos escándalos, como el de la pederastia, los abusos sexuales a monjas, e incluso los financieros no afectan a la Iglesia Ortodoxa? Para empezar hay que decir que la Iglesia Ortodoxa es una, pero está regida por 7 patriarcados históricos independientes. No existe una cabeza visible que represente a todas, por lo que, de existir algún caso de corrupción, se circunscribiría al entorno en que se desarrollase.

                     Iglesia católica frente a Iglesia ortodoxa

          El “pecado” en sentido teológico de Roma es el Papismo, la estructura piramidal y jerárquica sobre la que se asienta la Iglesia Católica. La caída de uno, de cientos, o incluso de miles de sus miembros, afecta y contamina a todo el conjunto, desde su parte más sencilla, hasta el mismo trono de San Pedro.
Desde la Universidad Aristóteles de Tesalónica, el protopresbítero Theodoros Zisis lo advierte claramente: El papismo, habiéndose separado a si mismo de la Iglesia Una, Santa Católica y Apostólica, se sometió a las tentaciones de Satanás y fue transformado en un poder mundano con fines económicos, dinásticos, conquistadores y políticos, con dogmas y una forma de vida que nada tiene que ver con la vida y enseñanza del Evangelio.
Roma es muy poderosa, pero también es rehén de todo su pasado. Probablemente el mal radique o esté adosado a la propia estructura y por eso resulte tan difícil de eliminar. A lo largo de los próximos años y décadas veremos cambiar muchas cosas, porque el Papado debe desprenderse de elementos no evangélicos y doctrinales, que se han ido acumulando a lo largo de 20 siglos.
Las tres cabezas más representativas de la Iglesia son Francisco I, Obispo de Roma; Bartolomé I, Patriarca de Constantinopla y el Patriarca Kirill I de Moscú o la tercera Roma. Desde los tiempos de Benedicto XVI los Papas dejaron de usar la Tiara o corona papal, como gesto ante los patriarcas orientales. Es una renuncia estética a la primacía. Todas las iglesias autocéfalas ortodoxas tienen condenada como herética la primacía del trono de dan Pedro y por supuesto la declaración del dogma de la Infalibilidad pontificia. En un supuesto caso de unificación de las Iglesias cristianas, lo primero a lo que tendría que renunciarse es a eso.

                                      Cristo es ortodoxo
Es más antiguo que el católico romano, pues su origen está en la Iglesia bizantina. Está formado por un cordón de lana de oveja con 100 cuentas apretadas y redondas, seguidas las unas de otras. La práctica consiste en la repetición e invocación incesante del nombre de Jesús, mediante tres fórmulas: “Señor Jesucristo ten misericordia de mí”; “Jesús mío, ten compasión de m, que soy pecador”; “Señor Jesucristo, por la intercesión de La Theótokos, ten piedad de mí”.
El modo de persignarse es distinto, y se hace con los tres dedos centrales de la mano, a modo de recordatorio de la Santísima Trinidad, a la que se invoca de modo constante en la fe ortodoxa.
El Kombiskini o cuerda de la oración fue introducida en el siglo IV por san Pacomio el grande, como ayuda para los monjes analfabetos, porque ayuda a lograr una cantidad definida de oraciones diarias. El komboskini se hace con lana de oveja para recordarnos que Jesús es el cordero de Dios. Sus colores solo pueden ser negra, para recordar nuestros pecados; borgoña para recordar la sangre de Nuestro Señor, o blanco como el color natural del cordero. Al final de las cuerdas, que pueden ser de 10, 25, 33, 50 o 100 nudos, se sitúa la cruz.

                                  La fe ortodoxa
La fe ortodoxa es inamovible, así como su liturgia, que se ha conservado igual a lo largo de los siglos y se mantienen por la tradición. Así lo dice el geronta Filoteos Zérvakos: La Iglesia Ortodoxa no está acostumbrada a las innovaciones como los occidentales y los protestantes, que tras su separación y sin cesar, han aceptado realizar innovaciones o reformas, hasta el punto irrespetuoso y loco de innovar en todos los misterios y la santa Tradición y eliminar muchos..
La Iglesia Ortodoxa ha sufrido las mayores persecuciones posibles, desde la del Imperio Otomano cuando se asentó durante siglos en Los Balcanes, hasta la casi exterminadora en la Rusia soviética y los países socialistas. Sin embargo, se mantuvo firme en todos los sentidos, y aquí sigue.

El ritual de la ceniza

Etiquetas

, , , ,

                                      Los tres pilares de la Cuaresma

                     A lo largo de estos últimos años hemos visto, seguido y participado en el ritual del Miércoles de Ceniza en tres lugares diferentes. En 2016 estuvimos en la capilla de la Gota de Leche con el obispo emérito de Málaga Ramón Buxarrais, entonces todavía en Melilla. Un año más tarde lo vivimos en la iglesia arciprestal del Sagrado Corazón junto al vicario Roberto Rojo. Este año hemos acudido a la parroquia de San Agustín, templo del Barrio del Real, recientemente renovado, junto al padre Rafael López, titular actual de la parroquia.

                        Los tres pilares de la Cuaresma que se abren tras el Miércoles de Ceniza son la oración, la limosna y el ayuno. Todo empieza con una potente advertencia: Memento homo quia pulvis es, et in pulverem reverteris. Se trata de tener presente que de este mundo no se sacará nada, por muchas riquezas que se atesoren o por mucho poder que se acumule. Nadie se llevará nada de esta vida.

                         Nadie puede separarse del mundo, hay que vivir en él, pero en permanente renovación interior. Compartimos la misma bancada, el mismo lugar de trabajo, el mismo espacio en una ciudad. Junto a nosotros/as estarán los escribas, los fariseos, que en apariencia cumplirán con lo mismo que nosotros.. No se diferenciarán en nada salvo en el interior, pero eso no puede verse.

                         Hay que alejarse de la exposición pública para obtener el reconocimiento, o para escalar puestos dentro de la misma Iglesia. Alejados de todo, como dice el evangelista Mateo, preferentemente en un lugar recóndito, porque el que ve en lo oscuro, sabrá apreciar la diferencia.

                      Hemos visto y participado en lo más visible, y ahora en lo más alejado, en una iglesia de barrio, sin apenas caras conocidas, salvo la de los vecinos/as, para estar solo atentos al significado del rito de la ceniza. Nuestra preferencia se acerca más a esta última posición, e incluso cuando acudimos a los lugares más visibles, buscamos las horas y los espacios más discretos. La iglesia se fue llenando hasta completar su aforo, con los fieles y feligresas del Barrio del Real, el más populoso de Melilla.

     Notas:https://santuariodejuanelbautista.com/2017/03/02/la-liturgia-de-la-ceniza/; https://santuariodejuanelbautista.com/2016/02/10/miercoles-de-ceniza/

 

 

 

Santa Gema, la santidad sencilla

Etiquetas

,

             

      

           Gema María Humberta Pía (hija de Enrique Galgani y Aurelia Landi) nació en Camigliano, aldea de Toscana , en el distrito de Lucca, un 12 de marzo de 1878, y moriría 25 años después, el 11 de abril de 1903, el sábado santo de ese año. Eran tiempos en los que las enfermedades y los reveses de la fortuna, podían derribar a una familia acomodada en apenas unas pocas sacudidas, quizá igual que ahora, quizá igual que siempre.

                  Eran tiempos convulsos y necesitados de ejemplos, en la siempre muy católica Italia, cuna de grandes santos y santas. Apenas acaecida su muerte, la fama de su vida, obra y milagros se extendió más allá de su región natal y alcanzó a Italia entera, que comenzó a peregrinar hasta su sepulcro del cementerio de Lucca. Había trascendido un suceso extraordinario y de difícil explicación e incluso narración, y es que tras su muerte y siguiendo un deseo suyo, fue exhumada para serle extraído el corazón, su corazón pasionista y apasionado. La conmoción de los congregados en 24 de abril fue máxima al hallarlo sin signos algunos de corrupción, manteniendo todavía la sangre sin coagular, perfectamente fresca y roja.

                  En 1915 su biografía, como esta del padre Germán de Estanislao, ya estaba traducida a casi todos los idiomas europeos, y la veneración a la virgen de Lucca, había atravesado el Atlántico, gracias a la Congregación de los Padres Pasionistas a la que pertenecía y era devota. El primer Pontífice romano que queda admirado con su biografía y recomienda su difusión es Pío X.

                  Pronto todo se llena de opiniones acerca de ella y del impacto y beneficio que produce su lectura. El padre Germán recoge entre otras muchas esta singular opinión: “En esta vida hay algo misterioso que atrae, que vence, que subyuga el ánimo, lo cual no ocurre, a mí por lo menos, con las biografías de otros santos”.

                     Ocurre que cada santo o santa tiene su momento y su tiempo. Cada santo es invocado o conocido por alguna virtud concreta, y los fieles se dirigen a ellos para obtener alguna gracia o intercesión específica, de ahí los patronazgos de algunos de ellos sobre sectores concretos de la actividad vital y laboral.

                   En santa Gema sucede que no hay ninguna virtud que destaque por encima de otra, ni cosa alguna en que desmerezca el conjunto de su corta vida. La virgen de Luca otorga una paz específica al espíritu, y purifica los sentimientos, alejándolos del pecado. Un canónigo, adelantándose un siglo a la situación actual se refiere a ella como una guía eficaz para los sacerdotes: “Gema es un apóstol, la santa de nuestros días, concedida por Dios para sacar del vicio a tanto infeliz sacerdote”. La invocación y amparo de la santa, aparta del espíritu al pecado de la lujuria.

                La cercanía de la presencia de santa Gema, la lectura de su vida, obras y pensamientos, provoca de inmediato un cambio. Siempre hay un antes y un después en la vida de quien se encuentra con ella. No te abandona nunca, se mantiene a tu lado, aun cuando a veces y por circunstancias, no se la pueda dedicar el tiempo necesario. Pide poco, otorga mucho.

          Nota: La biografía, así como las estampas italianas, son anteriores a su causa de  canonización, por eso es solo descrita como “sierva de Dios”, expresión que indica que su causa ya está en la Congregación para la Causa de los santos.

Lunes de fin de año

Etiquetas

, , , ,

 

                     Siempre hay que buscar un lugar en el que permanecer y al que retornar, en el que mantenerse. Hoy es lunes de final de año, y también un nuevo lunes de san Nicolás. Un anciano sacerdote me dijo, hace ya tiempo, mientras cambiaba las pilas de las velas eléctricas de los santos que se conservan en esta capilla: “Cuida de los santos y ellos cuidarán de ti”, y así ha sido. Su máxima se ha cumplido.

                     En esta capilla ya no hay culto continuo desde hace un año. Las luces de los santos y santas se apagaron hace ya tiempo. El templo ya solo se abre los lunes unas pocas horas al día. Las imágenes permanecen ya oscuras el resto del tiempo, sin embargo el vínculo permanece. Los santos siempre esperan.

                      A este lugar ha llegado el olvido, e incluso la profanación y las imágenes han sido testigos de todo eso. Algunas de ellas llevan aquí un siglo, el resto un poco menos. persiste el misterio sobre el Cristo sin nombre, al que hemos bautizado ya como del “amparo”, porque acoge y atiende las peticiones de cuentos se acercan hasta él. Es muy milagroso, eso también me lo dijo el anciano sacerdote, y aunque pasa casi desapercibido, siempre está ahí atento y a la escucha. Reina en la penumbra, pero es fuente de luz, y de amparo.

                     Hoy, día 31 de diciembre, la mañana era agradable y soleada. No había aire. Aquí  solo reina el silencio y la tranquilidad. San Nicolas, san José de la Montaña, el Sagrado Corazón, san Vicente de Paúl, santa Luisa de Marillac, la Virgen de los Desamparados y el propio Crucificado esperan en silencio y pacientemente la llegada de los fieles, ya pocos, que se acercan hasta el lugar. Sin embargo, y en todo este tiempo, la luz permanecido siempre encendida. El anónimo  guardián de la torre me lo ha contado.

 

Adiós a Jesús Cortejosa Gómez

Etiquetas

, , , , , ,

 

                       Requiem aeternam dona ei, Domine; et lux perpetua luceat ei

                En Melilla era conocido como fray Jesús Cortejosa Gómez, en dónde estuvo hasta los años finales  del siglo XX. Mientras estuvo aquí era un fraile franciscano, luego se reintegró al clero diocesano, pues él era sacerdote. En nuestra ciudad lo fue todo: párroco de la Medalla Milagrosa, de la iglesia Patronal de la Purísima, guía espiritual de varias cofradías, y sobre todo, uno de los últimos frailes franciscanos de Melilla la Vieja.

                 A fray Jesús le tocó revitalizar el culto en las parroquias e iglesias que atendió, tras la desolación de la etapa iconoclasta, que dejó las iglesias vacías de imágenes, adornos y fieles. En la terminología bizantina el padre Cortejosa era un iconódulo, o devoto de las imágenes. Restauró cultos, promovió el cambio de las imágenes de la parroquia de la Medalla Milagrosa por otras más actualizadas y de estéticas contemporáneas. Como párroco de Batería Jota levantó la delegación de Cáritas de Cabrerizas. Era incansable en su labor pastoral y siempre tenía tiempo para atender a todo el que se le acercara.

                 Su presencia en la ciudad se prolongó entre 1985 y 1996 y le tocó la etapa más dura de la iglesia de La Purísima, templo fundacional de la ciudad. La iglesia patronal de la ciudad era una pura ruina, abandonada por casi todos. Esa es la época en la que le conocí, y una de las que recuerdo con más agrado. El convento de capuchinos, en donde residían la comunidad,  era un edificio semiabandonado, frío y húmedo, en donde las condiciones de vida eran muy duras.

                    Se le puede considerar como el artífice de la salvación del templo patronal de Melilla, junto con la dirección Provincial del Ministerio de Cultura. En 1991 autorizó en traslado de la imagen de la Virgen de la Victoria a la Asociación de Estudios Melillenses, en donde recibió culto durante casi un año.

                                          Padre Jesús Cortejosa Gómez

                  Era natural de San Fernando (Cádiz), en donde estaba arraigado y a cuya Diócesis regresó tras salir de Melilla. Fue párroco en Zahara de los Atunes, Jerez de la Frontera y otras localidades. La noticia su fallecimiento el día 20 de noviembre de 2018 fue dada a conocer por el Obispado de Cádiz- Ceuta. Su entierro se ha producido el pasado día 21 en el cementerio de Chiclana, en donde también fue capellán. El padre Jesús Cortejosa contaba con 70 años de edad.

                   Sin embargo, su nombre pasará a la posteridad por haber fundado el culto de Nuestra Señora Reina de los Ángeles, con una imagen de su propiedad y autoría del imaginero sevillano Juan González Ventura, en la barriada de Bazán. La imagen era venerada en su propio domicilio, pero el culto arraigó tanto, que cedió la imagen a la parroquia de la Sagrada Familia, de la barriada de Bazán, que es en donde se venera en la actualidad, y en la que ha llegado a convertirse en su patrona. Que descanse en paz, el padre Jesús Cortejosa.

            Nota:http://www.islapasion.net/

 

 

San Agustín, la última iglesia de barrio

Etiquetas

, , , ,

 

                                      El último testigo

Atended y guardaos de toda codicia; porque aun cuando uno ande sobrado, no pende su vida de los bienes que posee. Lucas 12, 15

                        El padre Rafael López Cordero es el último testigo de todo cuanto ha sucedido aquí. Cuando el Ordinario decida su relevo, ya  no quedarán más referentes, y entonces todo este presente será historia. Ya no está monseñor Buxarrais, ni el vicario Roberto Rojo, pero los tres, y los que asistimos a aquella ceremonia, pudimos ver la reposición del culto al Cristo de Limpias, abatido por la herejía iconoclasta en 1989. La iglesia también ha sido reformada al completo, y también han sido borradas sutilmente las huellas que dejaron quienes tenían un concepto muy personalista de la iglesia, como el amontonamiento de piedras bajo el altar. Han regresado los santos a las paredes y al culto en San Agustín. La iglesia está renovada físicamente y se le han insuflado un nuevo espíritu, el diocesano o común a todos. Esta parroquia vuelve a ser de todos. Todo este trabajo ha correspondido al padre Rafael López, párroco de San Agustín desde julio de 2014 y vicario parroquial de Melilla desde diciembre de 2015.

                                         La parábola del rico necio

              Si uno se aleja del centro de poder, de la catedral y sus movimientos y pasillos, o de la iglesia arciprestal, todo se vuelve más tranquilo, no hay tanto torbellino, o son menos visibles. El evangelio del día hacía referencia a la parábola del rico necio. La advertencia de Jesús, recordado por el padre Rafael, sonaba clara: “Atended y guardaos de todo tipo de codicia”. ¿De qué tipos de codicia hablamos?. Las más reconocida son las de dinero y la de poder, pero hay otras más no menos importantes y devastadoras para el espíritu, la del reconocimiento social, la de alcanzar un estatus o una posición reconocida. Por ellas los hombres y mujeres se vuelven taimados y se apropian de lo que pudiera corresponderles a ellos, y también a otros. No solo se apropia uno de dinero, también de ideas, y de trabajos ajenos. Cuando la codicia se instala en el alma, se vuelve ladina y falsa, como Caín, que al ser preguntado por Dios le respondió: ¿Acaso soy yo el guardián de mi hermano?.

           El rico necio ya tenia, estaba sobrado, pero ansiaba lo ajeno, lo de su hermano, y por ello se preocupaba si repartiría con él su herencia. “Pensad que la vida es más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido”, advierte con claridad la parábola. Al Más Allá no se va con absolutamente nada. Todo el revestimiento con el que se adorna el poderoso, el rico, el codicioso, se quedará aquí, irremediablemente. Una y otra vez repitió el padre Rafael López esta advertencia. Se pedirá cuenta por todo, aunque muchos no lo crean, aunque nadie piense que estas advertencias se dicen por ellos, o por cada uno de nosotros. ¿Por qué hiciste esta o aquella acción?, ¿por tu fama, por tu vanidad, por tu codicia, por ser conocido?. Entonces ya tuviste tu recompensa, pero nada de eso será tenido en cuenta.

                                         El regreso de los santos

             En una iglesia de barrio, la de San Agustín es la última, pues todas las demás están cerradas, el ambiente es más tranquilo en este momento. Los vendavales y las turbulencias se han notado menos. Aquí hubo lo suyo, en tiempos de la herejía, que socavó el ánimo de muchos sacerdotes y también amenazó a algunos párrocos. Fue uno el que me abrió la puerta a aquellos secretos que estaban guardados en un armario, junto a los santos. Las paredes quedaron vacías, como en las iglesias luteranas, la de Lutero, el grandísimo hereje. Fue el propio Papa Francisco quien denunció a los arribistas, a los que se acercaban a la Iglesia a medrar y hacer carrera. Ese es su tipo de codicia.

                 San Agustín se ve ahora como una parroquia muy digna, adaptada a los nuevos tiempos, luminosa, en la que las imágenes de los santos han regresado: Santa Teresa, San Vicente de Paúl, San Nicolás, San Sebastián. Ahora el Crucificado está acompañado por la Madre, pero sobre todo regresó el culto que la distinguió de cualquier otra parroquia existente, el del Cristo de Limpias. Todo esto tiene un artífice, el sacerdote diocesano Rafael López Cordero.

                  Todo ya está escrito. No escribimos por cuenta de nadie. Nada se perderá. Todo queda ya fijado para siempre. Es hora de redactar el nuevo evangelio.