Cultos, reliquias, rezos

Etiquetas

, , , ,

Sobre el culto al soldado Benito

Además os digo, que si dos de vosotros se ponen de acuerdo sobre cualquier cosa que pidan aquí en la tierra, les será hecho por mi Padre que está en los cielos. Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos. Mateo 18, 19-20

La Iglesia oficial venera y decide quienes son sus santos y santas mediante un largo y costoso proceso, en todos los sentidos. Mantener un culto cuesta dedicación y sobre todo devoción de la feligresía. En realidad son los fieles quienes deciden a qué santos venerar, aunque también la Iglesia canaliza «esa fuerza de oración» hacia determinados santos/as e imágenes de los mismos.

La frase del evangelista Mateo está clara, siempre y cuando que todas estas personas a las que se consideran dignos de veneración, si tienen un poder de intercesión, es a través de la voluntad del Padre, como expresa sin duda alguna, su Único Hijo, Jesucristo.

Es muy difícil saber, por no decir imposible, si aquellas personas que están declaradas oficialmente como santas, están realmente en la compañía del Padre, del Espíritu Santo, y del Hijo. La creencia es que sí, pero eso no es una evidencia. No es lo mismo el culto canónico a Santa Gema, a San Nicolás, o a sor Bárbara de Santo Domingo como sierva de Dios, que el que está recibiendo en Melilla el soldado Benito López Franco, fallecido en Melilla en 1950, y al que la gente denomina como «el soldado de los milagros». Es posible que si realmente falleció de una paliza, y entendiéramos esta como un proceso singular de martirio, y aunque se trate de un culto no canónico, el Padre, que es quien decide, en un proceso que nosotros no podemos alcanzar a comprender, permita la intercesión del soldado Benito, sobre aquellas peticiones que se le realizan. Porque todo sucede o no, por la voluntad del Padre.

Santos y santas, beatos/as, siervos todos de Dios en suma, son personas fallecidas hace ya muchos años, centenares y hasta milenios de años, pero eso son magnitudes insignificantes, dentro de la inconmensurable existencia, del Eterno. Yo soy, que existe por siempre.

Oraciones a los fieles difuntos

Hay miles de oraciones, de jaculatorias, de oraciones y de rezos. Como todos son fieles difuntos, recogeremos esas oraciones específicas, que deberán ser cerradas, con el Padrenuestro.

– Concédeles, Señor, el descanso eterno, y alúmbreles tú luz eterna. Descansen en paz. Amén. -Oh Señor Dios omnipotente, os ruego que libréis a las almas del purgatorio y, particularmente, a las más abandonadas y conducidlas a vuestra gloria, donde os alaben y bendigan eternamente.

-Absolved, Señor, a las almas de los fieles difuntos de todo pecado, y haced que con el auxilio de vuestra gracia merezcan gozar de la felicidad de la luz eterna. Inclinad, Señor, vuestros oídos a nuestras oraciones, y en vuestra inagotable clemencia, coloquéis en la región de la paz y la luz, a las almas de vuestros siervos, a las que habéis mandado salir de este mundo.

Iglesia de La Purísima en Escullar

Etiquetas

, , ,

Escullar es un pequeño pueblo que pertenece al conjunto de Las Tres Villas, formado además con las otras dos villas de Ocaña y Doña María. Su categoría es la de pedanía. Está situada a los pies de la Sierra de los Filabres, una zona en la que abunda la pizarra, un material duro e impermeable, cuyo origen está en una muy remota actividad volcánica y en los bordes de las fallas. España es el mayor productor mundial de este mineral.

La iglesia de La Purísima de Escullar presenta gran abundancia de este material. Es una iglesia pequeña pero es el centro espiritual de la villa, como en otras localidades de la zona y es muchos otros pequeños pueblos de España. Son espacios que trasciende el aspecto religioso y generan espacio cultural. La población actual es de 662 personas y un total de 290 hogares (INE 2011). Desde 1981, la población de estos tres municipios se publica de modo conjunto, tras la fusión de sus ayuntamientos, llevada a cabo en 1976.

El Obispado de Almería, que ha vivido un reciente escándalo tras la destitución de su obispo, Don Adolfo González Montes, cuenta con 216 parroquias y solo 124 sacerdotes diocesanos. Poco o nada se sabe de esta destitución, aunque algunos la vinculan a una gestión económica errática, y otros, incluso el propio obispo, al núcleo duro de un clero muy tradicional.

El surgimiento de muchas estas pequeñas villas y asentamientos, están ligados al final de la Guerra de las Alpujarras en 1560, y a la repoblación iniciada tras la expulsión definitiva de los moriscos hispanos. Uno de los apellidos más conocidos de esta comarca es el de los Lao, apellido también presente en Melilla. Algunos de los integrantes de esta saga familiar, nacidos en Doña María, se encuentran entre los empresarios más ricos y poderosos del país.

El Obispado de Almería dejó fuera de su listado de iglesias a proteger, la ermita de La Purísima, que se encuentra en mal estado, con abundantes puntos de filtración de humedad, que podrían ocasionar derrumbes. Además, en un pueblo que vive mayoritariamente de la agricultura, hay un problema de abastecimiento de agua para el regadío, lo que está generando tensiones entre los vecinos de esta pedanía.

Escullar necesita visualizarse, que se conozcan sus problemas y también soluciones. Son pueblos que necesitan inversiones, porque la gente quiere seguir viviendo en ellos. Necesitan ayuda para la restauración de su iglesia y también que la Diputación de Almería, y el Ayuntamiento de Las Tres Villas, situado en Doña María-Ocaña, haga de portavoz de sus problemas y se erija en defensor y captador de soluciones.

Hay una cuenta para aportar donativos para la reparación de la ermita: ES48-3058-0014-1828-3030-8913. Antonio Pérez Lao, que fuera presidente de la poderosa Cajamar, es nacido en Doña María, uno de los municipios de Las tres Villas.

Nota:https://www.laopiniondealmeria.com/2021/09/situacion-critica-en-escullar.html

Rosh Hashaná

Etiquetas

, , , ,

El Año Nuevo Judío

Y le dijo Moisés: «Está bien. Iré a los hijos de Israel y les diré: «El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros, más si entonces me preguntan cuál es su Nombre, ¿Qué les diré?. Y le contestó Dios: «Yo soy El que soy» y agregó: «Así les dirás a los hijos de Israel: Yo soy me envió a vosotros. El Eterno, Dios de vuestros padres, Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob me envió a vosotros. Éste es mi nombre para siempre y ésta es mi memoria de generación en generación.

Yo soy, no se dio a conocer por su nombre, por eso es El Eterno, o El que Es, y al que se adjudican otras denominaciones, como Elohim, Adonai o Yahveh, que en realidad es un acrónimo. Los Evangelios están muy conectados con La Torá o Biblia hebrea, puesto que Jesús, el Cristo, era de origen judío. Es más, en una ocasión dijo claramente: «No he venido a abolir la Ley, sino a hacerla cumplir». Es claro que se refería a la Torá, aunque Jesús, el Cristo, se refiera al Eterno como Abba, Padre.

Según relata Juan, el último de los evangelistas, al ser interrogado Jesús por los fariseos y preguntarle, para ponerle a prueba: ¿Cómo es que siendo tan joven afirmas conocer a Abraham? Porque antes de que Abraham existiera, «yo soy». La exégesis judía tiene claro que el evangelio de Juan fue escrito y transmitido por un testigo presencial, muy relacionado con la ciudad de Jerusalén.

Abba, el Padre al que se dirige Jesús, es Yo Soy, es El Eterno. En todas las trampas dialécticas o saduceas a las que le sometieron, Jesús demostró conocer muy bien La Torá, o sea La Ley, y las enseñanzas de los rabinos Hillel y Shamai, anteriores a Jesús, así como la tradición, escrita en el Talmud.

Rosh Hashaná (cabeza del año) es el Año Nuevo Judío, y en 2021 se celebra entre los días 6 y 7 de septiembre, desde la salida del Sol del primer día, hasta el ocaso en el segundo. La evolución de la teología católica haría cambiar de plano la situación, de modo que no llega a parecer que el Padrenuestro católico, no se el mismo que el Yo Soy de los judíos, pero sin embargo, sí lo son. «No tendréis otros dioses delante de mí», afirmó El Eterno.

San Nicolás reaparecido

Etiquetas

, , ,

En realidad no importa que algo o alguien haya existido, porque la creencia no se sustenta sobre pruebas físicas. Sobre un santo tan popular como San Nicolás, patrono de Oriente y de Rusia, y con un culto ampliamente difundido en la iglesia católica de Occidente, se han ocupado hasta las universidades, como Universidad Complutense de Madrid, y la profesora de Arte Medieval, Marta Poza Yagüe.

Las diferencias en su representación son notorias, sobre todo porque en Oriente se le representa en iconos, y en Occidente mediante imágenes, con volumen. Para unos en san Nicolás de Myra ( Anatolia) y para otros san Nicolás de Bari (Italia), lugar a donde fueron traslados sus restos en 1087, tras el avance imparable de los otomanos sobre lo que siempre fue tierra griega y luego bizantina. Si se estudia atentamente todo, como hace la profesora Marta Poza, hay diferencias notorias, pero un sustrato común, el número 3.

En Oriente no existe la «mariología», por lo que las funciones de protección sobre los mares y viajes corresponden a san Nicolás, como la protección de niños, mujeres, y también tiene influencia para obtener una justicia justa. En Occidente tiene varios miles de templos dedicados, aunque la Iglesia, dejó de celebrar su fiesta ecuménica cada 6 de diciembre, por decreto de Pablo VI, aunque siga presente en el santoral. Su culto rebrotó en España en las décadas de 1950 y 1960, y las célebres marchas o visitas de los tres lunes. En la actualidad, su predicamento vive horas bajas.

En la ciudad de Melilla su imagen está presente en 4 parroquias (Medalla Milagrosa, Centro Asistencial y San Agustín), en su imagen más clásica, la de obispo de culto romano, por lo que es conocido como san Nicolás de Bari. En 2010, tras encontrarlo en un anticuario, hicimos donación de un icono de San Nicolás, más asemejado a su representación oriental, con báculo pero sin mitra, mientras bendice y protege a un niño y a una mujer joven. El icono se encuentra en la Iglesia Arciprestal de Melilla, templo del Sagrado Corazón.

La imagen había desaparecido tras las reformas del templo en 2019 y ha sido hallada de nuevo por el Vicario Eduardo Resa, que la ha repuesto al culto público.

Iglesia de Santiago en Turégano

Etiquetas

, , , , , , , ,

La villa de Turégano se encuentra apenas a 30 kilómetros del río Duero, la marca alta del Califato de Córdoba. Los restos de las impresionantes torre califales así lo atestiguan. Desde la invasión musulmana de 711 hasta la ocupación definitiva cristiana de Simancas en 939, la zona al norte del Duero fue de hecho una tierra de nadie «el desierto del Duero». Son tres siglos en los que las tropas califales no tuvieron nada que les hiciera frente. No existe nada a lo que se pueda calificar como reconquista (de modo organizado y continuado), salvo ajustes del territorio, resistencia y alguna ocupación de territorio abandonado, como León ocupada por Ordoño I en 856. Alfonso III establecerá la frontera en el Duero a finales del siglo X.

Los Reinos cristianos del Norte solo empezaron a rebasar el Duero a partir del año 1031, con la caída del Califato, el desmembramiento de las Taifas, y la entrada masiva de los Almorávides en 1086, que derrotaron a Alfonso VI en Sagrajas (Badajoz) llamada también de Zalaca. Tras la conquista de Toledo en ese mismo año, la frontera quedó ya establecida en el río Tajo. Los musulmanes hispanos ya no volverían a rebasar ese límite natural. Lo que sí puede llamarse ya «reconquista», empieza a partir de 1086, con la conquista de Toledo, la antigua capital visigoda.

A partir de esa fecha, ya sí sería un «todo o nada». Con los almorávides y almohades empezaron la guerras de religión. Su visión y mundo ya no era el del Islam califal.

Cristo Pantócrator en Turégano

Turégano es una villa episcopal en origen, por eso su escudo tiene capelo y borlas laterales. Hasta Toledo, el centro religioso de los Reinos cristianos era Santiago, que desplazó a Oviedo, pero la recuperación de la capital visigoda cambió el centro religioso peninsular. En 1118, ya asegurado el territorio, el obispo de Toledo nombró consagró a un obispo en Segovia, que todavía no lo tenía en propiedad. En este época, 1123, los obispos eran clérigos y militares, tan diestros con la espada como con la cruz. En ese año, Pedro de Agén, fue nombrado como primer obispo de Segovia y recibió la villa de Turégano como propiedad, iniciando la construcción de un palacio o casa episcopal, dentro de los límites de la casi recién conquistada alcazaba califal. Allí se edificó la primera iglesia, dedicada a San Miguel, sobre los restos y con los materiales abandonados de la antigua fortaleza musulmana y sus dependencias militares. Todavía impresiona atravesar por el interior de los adarves, construidos hace un milenio.

Este año nos recibió el párroco de Santiago de Turégano Antonio Conde, muy versado en la historia de su iglesia, que cuenta con un ábside románico del siglo XIII, con su correspondientes figuras de piedra y policromía original. Las figuras de Santiago apóstol y el Cristo Pantócrator en su excelsa majestad, son equiparables artísticamente a las del pórtico de la Gloria en Santiago de Compostela.

El misterio insondable es cuando y porqué se tapó el claustro románico, con un retablo barroco. Fuese cual fuese el motivo, convirtieron el lugar en una cápsula de tiempo, que preservó las figuras de modo milagroso, hasta el año 1991, cuando al hacer una obras en la iglesia de Santiago, se redescubrió el lugar, tras varios siglos de olvido completo.

La presencia de una puerta dedicada a Santiago Apóstol, e incluso de una concha de peregrinación, indica que hubo una ruta de peregrinación hacia el Sur, cuando ya el proceso de la reconquista tomó cuerpo religioso e ideológico. Por esta iglesia de Santiago pudieron pasar el obispo Jiménez de Rada en su camino hacia las Navas de Tolosa en 1212, incluso el mismo rey Fernando III, en su ruta hacia la conquista de Córdoba, Sevilla y Jaén, que cerró para siempre la frontera en el Guadalquivir, y que selló el destino de la invasión musulmana, con la expulsión completa de los almohades.

Ángeles

Etiquetas

, , ,

¿Se puede escribir sobre los ángeles? ¿Es nuestra imaginación superior a la realidad, o por el contrario la razón no nos permite acercarnos a ella? Han sido representados en todas las formas posibles, e incluso categorizados. Son mencionados en todas las religiones e incluso utilizados por los santeros. Los artistas los representaban con los rostros de mujeres u hombres de sus épocas, pero los desposeían de cualquier característica sexual. Algunos incluso los representaban como niños. Algunos son portadores del bien y otros del mal, pero en sí, constituyen la categoría suprema espiritual, tanto de la bondad. como de la maldad.

Si alguno/a hemos sentido ángeles, siempre los hemos asociado a personas. Tanto en el sentido del bien como en el del mal. Si todo es espíritu, entonces es eso lo que determina el entrar en una categoría en otra. Sin embargo, las personas son volubles, cambiantes y en ocasiones pasan de una actitud a otra.

Lo que sí es casi seguro, es que el mal no tiene retorno. Quien pasa la línea y entra en la zona de las sombras del espíritu, ya no puede volver hacia atrás. Lo que allí se ve y siente, no permite la vuelta.

¿Quiénes o qué son pues los ángeles? Toda esta reflexión surge por la presencia de dos figuras pétreas, en la puerta principal de la catedral de Almería. Son dos ángeles de piedra muy alterados por el paso del tiempo y la erosión. Uno sí parece ser el arcángel san Miguel, al que no se le puede mirar a los ojos. La inscripción que parece aludir a la Justicia de Dios, y el perro como compañía, parecen indicar esa atribución. El otro que flanquea la puerta principal de la catedral, tiene formas más sinuosas, casi femeninas. Poco hay escrito sobre ellos en la Biblia hebrea, o lo que conocemos como Pentateuco. En los evangelios aparecen, pero como mensajeros o portadores de noticias. Sería santo Tomás el que se inventara una jerarquía ampliamente desarrollada. Conforme avanzó la teología; profetas y visionarios hicieron todo tipo de distinciones, funciones e incluso nombres.

La actualidad está dominada por la alteración del concepto y de la representación. Es algo que suelo ocurrir con casi todo, puesto que los significados se universalizan y degradan. No hay una representación que satisfaga de modo completo, salvo un mosaico bizantino que representa a san Miguel, como la tremenda figura que parece ser, en la iglesia ortodoxa serbia de Trieste. Todo esto explica pero no resuelve ninguno de nuestros problemas. Podríamos afirmar que existe un mercado de ángeles, pero lo más alejado posible de la realidad.

Los artistas antiguos, aunque geniales, por lo general eran personas de reputaciones poco recomendables, por lo que sus bellas modelos eran amigas, amantes, conocidas, y toda clase de personas que poblaban las ciudades, y que escogían para sus cuadros. Aquí ya tenemos una clave: podemos representar lo que conocemos y a quienes conocemos. Si imaginamos algo, nos viene a la memoria la imagen de una persona de nuestro entorno, en la que vemos cualidades que atraen nuestra atención. En ellas se encuentran las virtudes o pecados a las que queremos poner rostro.

La atracción del espíritu es algo que existe más allá de lo físico, porque la apariencia también puede inducir a la equivocación. El conocimiento, en cualquier sentido, consolida la percepción. Junto a nosotros pasan todo tipo de personas, y en ellas reconocemos la bondad o su ausencia, incluso la maldad o todo tipo de envidias. Necesitamos de esas compañías.

A lo largo de una vida pasan junto a nosotros decenas de personas, algunas nos protegen y acompañan durante un tiempo. Suelen aportarnos bien y calma. Son aquellos/as, que ayudan a otros, durante un tiempo corto o largo. Incluso nosotros mismo podemos ejercer esa función en otros. Solo necesitamos no apagar la llama del espíritu.

A veces tampoco hace falta eso. Solo una sensación de que algo te acompaña en las noches oscuras, y te protege de una forma imperceptible, pero que está ahí. En situaciones complicadas hemos salido indemnes, si una explicación aparente. También a veces parece no haber nada, y ocurre justo lo contrario. A veces llegan y se van, casi sin que se note.

Santuario de Ntra. Sra. de la Oliva

Etiquetas

, , , , ,

   Es el santuario de la Patrona del municipio de Vejer de la Frontera, de 268 km². Quizá sea uno de los lugares de culto ininterrumpido más antiguos de España. Su existencia aparece acreditada desde el siglo IV, y confirmada como basilica en 674, con reliquias de las santas Justa y Rufina, patronas de Sevilla.

La basílica existió como tal hasta la llegada de los almohades, muy intolerantes y fanatizados en el aspecto religioso. La ermita o templo fue abandonada en 1145 y no se reinició su reconstrucción hasta bien entrado el siglo XIV, cuando la región ya se consolidó como territorio bajo el dominio de los nuevos reinos cristianos. En 1481 ya aparece mencionada en un testamento, la existencia de una cofradía de la Virgen de la Oliva, que hoy es la Patrona de toda la comarca.

La virgen de la Oliva aparece por primera vez en la reconquista de Ejea de los Caballeros en 1105, asistiendo a Alfonso I el batallador. La rama de olivo como símbolo de paz y señal divina, aparece por primera vez tras el fin del diluvio universal.

Atravesó bien los temporales históricos de la Desamortización, la invasión francesa y la guerra civil. El retablo es el original del siglo XVIII y la imagen de la Virgen data de 1595, barroco sevillano, de la que es una de sus imágenes más hermosas. La imagen fue costeada por el presbítero Lorenzo Patiño, en los años finales del siglo XVI.

Como casi todas las vírgenes de España, su día grande es el 15 de agosto, cuando es llevada en procesión. El patrono del templo es El Divino Salvador, cuya fiesta litúrgica se celebra el día 6. A lo largo de todo el mes se celebra la novena de la Virgen de la Oliva y otras solemnidades que finalizan el 24 de agosto, día de San Bartolomé. El templo cuenta con indulgencias plenarias.

Nota:https://virgendelaoliva.org.es/santuario.php

Meditaciones

Etiquetas

, ,

El ruido del mundo es demasiado intenso. Muchas lazos nos impiden alejarnos de él. Necesitamos volver a la capilla en este año difícil. Captamos la sintonía con un viejo libro de meditaciones religiosas, que depuramos de las afirmaciones más anacrónicas. pero el fondo nos sirve y mucho. Es un ejercicio de desconexión, probablemente jesuita, pero del que desconocemos la fecha. Está dedicado al Sagrado Corazón de Jesús, devoción clásica de esta orden religiosa. La redacción del texto es una mezcla entre el propio libro y la depuración personal.

«El objeto de esta obra, y de quien quisiere sacar fruto de ella, es limpiar el alma de cualquier atadura con el mundo, de modo que se prefieran los placeres mundanos y las propias aficiones, antes que la devoción a Dios Padre y Creador. Para ello hay que desvincularse de todas esas imperfecciones o distracciones que sabemos que nos impiden la conexión con el espíritu que mora en nosotros».

Llegamos aquí a una gran máximo o consejo de San Bernardo, que ha estado siempre muy presente en el blog del Alminar. <Creedme, dice san Bernardo: Lo que se ha podado, retoña; lo ahuyentado, vuelve; lo extinguido, se enciende; lo adormecido, despierta otra vez. Poco es, pues, podar una sola vez; es necesario podar muchas veces, continuamente, si es posible; porque si bien te examinas; siempre hallarás alguna cosa que podar>. Y esto es cierto, porque lo que nos aparta siempre de nuestro camino es la misma distracción, lo que nos hace tropezar es siempre la misma causa. No podemos evitar nuestros errores, pero sí luchar contra ellos.

«Muchos trabajan en grande, pero aprovechan poco, y con frecuencia se ven obligados a empezar de nuevo. Razón por la cual el demonio a nada tira tanto como a evitar la completa limpieza de espíritu. Tolera este enemigo en cierta manera, que nos demos con sosiego a ciertas virtudes y aún a la perfección, con tal de que descuidemos la pureza de alma. Sabe que por aquí nos enredaremos en mil ilusiones y nunca llegaremos a tener sólidas virtudes. Nuestras victorias serán siempre parciales y en apariencia. Esteremos rodeados de las flores de la virtud, pero no llegaremos a disfrutar plenamente de ellas, porque no podemos romper la ataduras del mundo. Podremos aparecer como virtuosos y ejemplares ante los ojos de los demás, pero no ante nosotros mismo ni ante el Padre Creador».

«Para conseguir esa sintonía permanente con el estado de bienaventuranza, es necesario leer detenidamente todo lo que contiene el libro, y con sosiego veremos esas aristas que nos hacen enredarnos en las pasiones mundanas, como la de la vanidad. Hay que prepararse pues con una oración inicial, como esta: Recoge, Padre, y reconcentra en Tí todos mis pensamientos y afectos, purifica mi corazón y mis intenciones de todo pensamiento extraño y perverso, ilumina mi entendimiento, llena mi corazón, para que digna, atenta y devotamente pueda en esta oración, consagrar todos mis sentidos y voluntad, sin distracciones, a tu Gloria, y que merezca la atención de tu divina Majestad».

Esta capilla virtual, se correspondía con un lugar físico, que lleva año y medio cerrado, y al que de momento no podemos acudir.

Historia de la imagen de la Virgen de la Victoria

Etiquetas

, , ,

José Luis Blasco López: Miembro de Honor del Sindicato Nacional de Escritores Españoles, IV Protector del Patrimonio Cultural de la Ciudad de Melilla

LA MILAGROSA IMAGEN DE NUESTRA SEÑORA DE LA VICTORIA, PATRONA CORONADA Y ALCALDESA HONORARIA PERPETUA DE LA CIUDAD Y PLAZA FUERTE DE MELILLA

En el 490 aniversario de su culto, 1531-2021

Al Muy Ilustre Señor Don Eduardo Resa Huerta, Vicario Episcopal Territorial y Arcipreste de la Ciudad de Melilla.

Párroco del Sagrado Corazón de Jesús y de la Purísima Concepción. Custodio de Ntra. Sra. De la Victoria

INTRODUCCIÓN

En 1497 se ocupa la Ciudad de Melilla para la Corona de España. Los Franciscanos que llegan junto a la tropa que acompaña a D. Pedro de Estopiñán portan la imagen del Cristo de la Vera Cruz. [Testimonio de la Srta. Mercedes Sánchez Ferrer, personaje perteneciente a una de las más antiguas familias de la ciudad]

Devoción muy extendida y propagada por la Orden Franciscana, cuya talla podemos admirar en la Capilla del Baptisterio de la Iglesia de Nuestra Señora de la Concepción de Melilla (actual Parroquia de la Purísima Concepción.)

LAS LEYENDAS

Hasta el día de hoy ningún historiador nos ha revelado dato alguno que haga referencia a la llegada de la imagen de Ntra. Sra. Sin embargo, durante mi permanencia en el extinto Convento de San Francisco de Asís de los Capuchinos de Andalucía, en la ciudad de Melilla, el año 1976, recreé una leyenda por la que conocemos una piadosa tradición, según la cual, la Virgen de la Victoria fue embarcada en Sanlúcar de Barrameda, y de allí salió camino de América después del Descubrimiento. Pero fue arrastrada hacia las costas de Melilla por un fuerte temporal, embarrancando en el Cabo de Trápana. Tras el naufragio, fue reembarcada de nuevo para proseguir su rumbo, momento en el que volvió la mirada a las murallas de la ciudad, entendiendo los que con Ella navegaban quería quedarse aquí. Desde aquella lejana fecha se la podría denominar como Nuestra Señora de Trápana. (Con anterioridad, nunca, nadie, había publicado nada igual.)

Existe otra leyenda. En ésta se denomina a Ntra. Patrona con el sugerente título de Ntra. Sra. del Mar de Alborán. Refiere su autor, don Luciano Tejedor Mata (Defensor del Patrimonio), cómo los Rusaditas habían creado una gran riqueza coralífera bajo las aguas del mar.

Asediada la Ciudad fueron destruidos todos los campos coralíferos; un fuerte movimiento sísmico dio origen a la erupción de un volcán, seguido de un tremendo maremoto motivo por el cual surgió la Isla de Alborán.

Cuenta la misma leyenda que pasados cinco años desde la total destrucción de los huertos coralíferos tuvo lugar un hecho milagroso y que el escenario sería en las proximidades de la isla de Alborán, en la que consiguieron salvarse milagrosamente más de trescientos remeros y ciento veinte buceadores, después de aquella terrible tempestad, atribuyéndole tal milagro a la poderosa intercesión de Ntra. Sra. del Mar de Alborán.

Se cuenta que para conmemorar aquel prodigio fue erigida una ermita en la actual Plaza de Armas… Hasta aquí la otra leyenda.

LAS ERMITAS

Sea como fuere, lo cierto es que los cristianos levantaron la primera iglesia en la Plaza de Armas y que en este lugar estuvo hasta el año 1550 dicha iglesia, y hasta 1741 la última de sus ermitas.

Es precisamente en esta Plaza, donde según los trabajos de investigación de Don Rafael Fernández de Castro y Pedrera, comienza a denominarse a la Patrona de Melilla con el título de Ntra. Sra. de las Victoria a partir del año 1531.

En el siglo XVI su ermita se denomina «Ntra. Sra. de la Victoria» y así permanece y se le nombra hasta que por estorbar a la defensa de la Plaza ha de derribarse y cambiarse de lugar en tres ocasiones.

En su tiempo fueron usadas como «Iglesia Parroquial» hasta la nueva construcción de la Iglesia de San Miguel Arcángel en el lugar que hoy ocupa la actual Iglesia de la Concepción.

Según Juan Antonio de Estrada, corría el año 1631 cuando «entraron varios moros (sic) en su ermita con el fin de hacerse con la imagen y no pudiendo moverla le cortaron los tres dedos para sacarle las joyas, llevándose las coronas y alhajas. (Sin embargo, a pesar de lo afirmado por Estrada, en la restauración de la imagen, el año 1996, no aparecieron signos de violencia en dicha talla; y los dedos rotos se corresponden a la manipulación constante, a lo largo de los siglos, para colocar el Cetro en sus manos.)

En esta Plaza de Armas permanecería la imagen de la Virgen hasta el año 1720 en que fue trasladada de forma provisional a la Iglesia de la Concepción mientras se construía su tercera ermita.

Para trasladar la imagen de la Patrona desde su segunda ermita a la Iglesia de la Concepción formó toda la Guarnición, cubriendo la carrera, y se cerraron las Puertas del Campo (llamada en algunos documentos Puerta de la Victoria.)

Se celebró un solemne oficio litúrgico con Exposición del Santísimo.

Hacia 1741 se derriba la tercera ermita y es trasladada definitivamente a la Iglesia de la Concepción, al camarín del altar y retablo de La Soledad, lugar en el que permanece de forma provisional hasta la construcción, en el año 1751, de su propio camarín; levantado sobre la cabecera de la Capilla Mayor, que fue dedicada a Todos los Santos en el año 1682 por el Gobernador don Diego Toscano de Britto.

Desde 1741 pues, la imagen de Nuestra Señora de la Victoria permanece ininterrumpidamente en la Iglesia de Nuestra Señora de la Concepción, primero en el altar y camarín de la Cofradía de la Soledad, pasando posteriormente al Camarín construido expresamente en la cabecera de la Capilla Mayor, como auténtica capilla absidal, todo ello en el año 1751. Hace ahora 270 años.

LOS ELOGIOS DE ESTRADA

En 1746 el Pagador de la Ciudad D. Juan Antonio de Estrada escribía su obra titulada «Población General de España» y la dedicaba a «María Santísima de la Victoria que se venera en la Ciudad de Melilla». No dudaba Estrada en dedicarle bellos elogios y así, de esta forma, escribe refiriéndose a Ella:

«A la Serenísima Madre del Verbo Encarnado, Dios, y Hombre Verdadero, Reyna de  Ángeles, y Hombres María Santíssima Señora Nuestra, en su bella, y milagrosa imagen de la Victoria, venerada por Patrona en la Ciudad, Plaza, y Presidio de Melilla. (Sic.)

Luego a lo largo de varias páginas le dedicará nuevos elogios, declarándose al final como: «Vuestro rendido esclavo»

No es de extrañar el lenguaje de Estrada, el mismo o parecido es el que se usará en el año 1756 cuando la Guarnición y la Población de la Plaza inician unos «Autos sobre la Ratificación del Patronazgo a la Virgen de la Victoria».

Para la información de estos «Autos» se sirvieron del Archivo de la Iglesia de la Concepción, concretamente del Archivo de la Hermandad de Nuestra Señora de la Victoria, donde de forma cronológica, sus hermanos fueron recogiendo toda la historia de dicha imagen.

Así, gracias a ellos sabemos que…

«Anualmente en la festividad de Todos los Santos se celebre una función a nuestra Santísima Patrona en conmemoración y gracias de la preservación del terremoto, en cuyo día se ratifique este VOTO pidiendo igualmente por las felicidades de la Monarquía… para que sirva a los futuros siglos de conservación inviolable el TITULO DE PATRONA…»

(Hace referencia al Gran terremoto de Lisboa, de fecha 1 de noviembre 1755 y posterior maremoto, cuyas olas de más de 30 metros de altura llegaron a Melilla)

Continúa el documento describiendo:

«Las obligaciones del reconocimiento por las piedades recibidas de María Santísima de la Victoria, cuyo nombre de Patrona, tiene radicalmente establecido, así la inmemorialidad, como por la REAL APROBACIÓN en la parte que la nomina la Real Orden o Decreto de conservación de la Ración que el Rey le tiene señalada para su culto…»

Pero todavía se afirma mucho…

«… más al confesar el agradecimiento manifestado en todas las obras los amores que todo el vecindario tiene a este Divino Simulacro, y pocos como yo podían asegurarlo con tan sólido fundamento, como acaban de ver sus magnánimos corazones dedicados al culto reverente de un SOLEMNE NOVENARIO en hacimiento de gracias franqueándome de sus cortos caudales cuando fuere preciso a satisfacer los gastos de tener expuesto al Señor Sacramentado por mañana y tarde todos los nueve días, procesión de rogativa el primero, y de gracias con sermón el último, que para la cortedad de este recinto se prueba bien que obras son amores.»

LA MILAGROSA IMAGEN

Todo el siglo XVIII y siguientes serán testigos del amor del Pueblo de Melilla hacia la Virgen de la Victoria.

Sería imposible seguir relatando minuciosamente todos y cada uno de los acontecimientos históricos relacionados con esta milagrosa imagen ya que la extensión y lujo de detalles con que son descritos necesitarían mayor espacio.

Así, el pueblo reconoce que la Virgen de la Victoria está presente en hambres, vientos, terremotos, temporales, tempestades, naufragios, epidemias, calamidades y un largo etcétera.

También en los SITIOS a los que  fue sometida la Plaza por los distintos Sultanes de Marruecos.

De ello queda constancia escrita«para conocimiento de las generaciones».

No podemos silenciar la consignación que hace referencia al temblor de tierra del año 1660.

Dice así:

«En cinco de agosto de 1660, día en que se celebra la festividad de Nuestra Señora de las Nieves, a las seis de la tarde, se sintió un temblor de tierra tan dilatado y cruel, que atemorizó a la gente, viéndose las murallas separadas del Terraplén más de una Vara, dando vaivenes a una parte y a otra los edificios, desmoronándose algunos, y del todo los alojamientos, abierta la Torre Quemada, que guarda las Puertas Principales, hundido medio puente y absolutamente abiertos otros muchos, que después se cayeron totalmente con las lluvias, y quedó esta Plaza con muy poca o ninguna seguridad por lo respectivo a murallas, fuertes y demás edificios, por cuyo motivo parece que esta Guarnición VOTÓ una fiesta anualmente en el propio día de Nuestra Señora de las Nieves, y se continúa de presente habiendo señalado el Gobernador, Veedor y Oficiales de Estado Mayor, y Compañías de Dotación la limosna que por razón de sus empleos debe dar, en una Junta General que celebraron el día cinco de agosto de 1721… «PARA QUE POR NINGUN PRETEXTO DESAPAREZCA ESTE VOTO».

JOSÉ LÓPEZ DE LA MOTA

También su Hermano Mayor don José López de la Mota nos dirá en 1746:

«CONOZCO CLARAMENTE QUE EL DEVOTO FERVOR DE ESTE VECINDARIO ES UNA VIVA LLAMA QUE PERENNEMENTE ARDE EN SUS SAGRADAS ALMAS y deseosos de comunicar este fuego a sus hijos, nietos y descendientes… a fin de que resulte a mayor honra y gloria a María Santísima de la Victoria, Patrona que sea eternamente alabada y venerada.»

A lo largo de estas líneas hemos podido comprobar cómo desde el primer instante de la presencia de la Virgen en nuestra ciudad hasta el día de hoy, la imagen ha estado y sigue estando íntimamente ligada a la Población y a la Guarnición.

CORONACIÓN CANÓNICA

Innumerables son los acontecimientos relacionados con el continuo peregrinar de esta imagen por la Ciudad. Ninguno ganó en belleza y devoción a los actos celebrados con motivo de su Coronación Canónica de 1948. Desde el día 3 de febrero de 1756 día de la Ratificación del Patronazgo que poseía desde tiempo inmemorial, los melillenses no habían contemplado ningún acto de exaltación mariana de mayor trascendencia en la historia de la devoción a nuestra Patrona.

Hecho grandioso que pasó a los anales de la historia de esta ciudad y del que tomó buena nota y dio cumplida información el diario melillense «El Telegrama del Rif» durante todo el desarrollo de dichos actos. A plena portada y cinco columnas, en su edición el 13 de junio de 1948 proclamaba:

«HOY SERA CORONADA LA VIRGEN DE LA VICTORIA Y PROCLAMADA REINA POR EL PUEBLO QUE LA VENERA».

Anteriormente se habían llevado a cabo Misiones Populares y Ejercicios Espirituales en los que participaron afamados predicadores de las Provincias Capuchinas de España. Alguno de ellos se desplazó de Navarra, caso del padre Capuchino Fray Felipe de Barañaín.

La imagen de la Virgen fue llevada a todas y cada una de las Parroquias de Melilla sin olvidar los Hospitales y la Gota de Leche. Se repartieron grandes sumas de dinero y comidas a los pobres, se celebró un solemne triduo en su santuario, organizándose una grandiosa peregrinación al mismo.

Salió la Imagen hacia la Parroquia del Sagrado Corazón, desde allí fue llevada a la de la Medalla Milagrosa, luego a la «Gota de Leche» y desde allí al Hospital Militar Pagés, a las puertas de cuyo establecimiento fue recibida por las heroicas Hijas de la Caridad y enfermos acogidos en dichos centros hospitalarios, donde después de ser introducida en la Capilla de Cristo Rey sería trasladada a la Parroquia de San Agustín. Desde San Agustín acompañaron a Nuestra Señora los Padres Paúles hasta los límites parroquiales, haciéndose cargo de la imagen los marineros de la Compañía de Mar para devolverla a su Santuario introduciéndola en su Camarín. Se cuentan por miles los melillenses que se agolparon a su paso. Visitas éstas que duraron desde el 30 de mayo al 8 de junio.

Para los actos de la Coronación llegaron distintas autoridades de la Iglesia y del Estado. El Padre Provincial de los Capuchinos con su Definitorio, el Arzobispo de Granada, obispos y prelados incluidos los de Gibraltar y Tánger. También llegaron los de Jaén y de Cádiz, Málaga y Guadix. Los Alcaldes de Málaga y Ceuta, Capitán General de Granada y el Alto Comisario de España en Marruecos. Entre todos estos se podía comprobar la presencia de las autoridades civiles y militares de Melilla.

Aparte, fueron desplazados expresamente desde Nador a Melilla, en los trenes de la Compañía Española de Minas del Rif, 1.500 legionarios por Orden del Comandante Jefe del X Cuerpo de Ejército de Marruecos, 101 División del Ejército del Maestrazgo. Todos acudieron a la amplia y generosa llamada de la alcaldía que presidía don Rafael Álvarez Claro, para en medio de una impresionante manifestación de fe, a las doce en punto del mediodía, en la españolísima Plaza de España, el día 13 de junio de 1948, ante el bullicio del público y del repicar de las campanas de las iglesias, al tiempo que atronaban los cañones de la Batería de la Costa, previa lectura del Breve Pontificio, (1) fuera coronada canónicamente por el Arzobispo de Granada don Balbino Santos Olivera, a quien acompañaba el Teniente General Varela, a la sazón Alto Comisario de España en Marruecos y Representante del Jefe del Estado para la Coronación. A la imagen de la Virgen de la Victoria le fueron concedidos HONORES DE CAPITÁN GENERAL SÓLO Y EXCLUSIVAMENTE PARA EL DÍA DE SU CORONACIÓN (La Batería de la Costa realizó trece disparos de cañón -Orden de Plaza-.)

Desde aquel lejano 13 de junio de 1948 la Virgen de la Victoria es PATRONA CORONADA DE TODOS LOS MELILLENSES por ser tal y como recoge el Breve Pontificio: «INSIGNE POR SU ANTIGÜEDAD E ININTERRUMPIDO CULTO DE LOS FIELES Y POR LA FAMA DE CELESTIALES PRODIGIOS.»

Texto publicado en el diario El Telegrama de Melilla, el día 8 de septiembre de 1992.

Reeditado en el mismo periódico, el 13 de junio de 1998, a petición del director del mismo.

«Comunicación al Congreso Nacional de Religiosidad Popular en Málaga y Antequera, 4 de octubre de 2004».

Corregido y aumentado el 20 de mayo de 2021

Nota (1) – Desde el día de la Coronación Canónica de Ntra. Sra. De la Victoria, nadie ha vuelto a tener conocimiento del paradero del Breve Pontificio.  

El reflejo de la luz

Etiquetas

, , , ,

En principio parecía un objetivo modesto, escribir al menos una vez al mes en la capilla virtual, pero que también es física, porque tiene un lugar que se le corresponde. La intención es no dejar huecos entre los meses. Sin embargo no fácil, porque para llegar hasta aquí es necesario detenerse y recuperar el silencio. La Capilla de Juan el Bautista es muy exigente, incluso para su propio creador. Cuando este reflexión se publique, habremos cumplido dos años completos de permanencia, algo que hasta ahora no había ocurrido. Solo en el origen, desde julio de 2012 hasta mayo de 2014, conseguimos estar presentes durante 22 meses, casi los dos años alcanzados ahora.

Mantener encendida la lámpara, algo aparentemente sencillo, pero que exige dedicación. Al menos uno o dos días de aislamiento del ruido del mundo. Volver a sintonizar con ese silencio, con esa soledad que guía, con esa débil luz de la lámpara de cera que alumbra en la oscuridad y que sirve como punto de referencia porque está en el mismo lugar, porque se mantiene allí.

La luz nos alcanza de modo directo y también es reflejada. Crea sus zonas de sombra y de penumbra. Eso lo sabían muy bien los constructores de templos, desde la antigüedad, porque la luz eléctrica es algo muy reciente, apenas lleva con nosotros siglo y medio, desde 1879. La iglesias, los templos se construyen pensando en la entrada de la luz solar, que crea diferentes visiones según la hora del día o el mes del año. Siempre es el mismo lugar pero no el mismo momento.

El pasado 28 de mayo, el vicario Arciprestal de Melilla, Eduardo Resa, supervisaba el rezo del Rosario en el templo del Sagrado Corazón. Los días se van haciendo cada vez más largos. la luz entraba a raudales por los altos ventanales de la iglesia, creando un reflejo en el lado opuesto. Siempre es así. El tiempo pasa y también las personas, quedan solo los templos y el eco de aquellos que los construyeron. También está presente en el silencio, el recuerdo de todos los que estuvieron allí en algún momento de sus 100 años de historia. Los templos están saliendo del tiempo de pandemia, en el que han llegado a estar completamente cerrados y en silencio obligado durante meses.

En esa tarde el rezo lo dirigía la todavía Hermana Mayor de La Congregación de La Victoria, Mª Piedad Castellanos, a punto de salir del cargo, por agotar el periodo máximo de 8 años, que prescribe el Código de Derecho Canónico, para las cofradías y hermandades vinculadas a la Iglesia. Fue nombrada para el cargo en 2012, pero las circunstancias excepcionales de la pandemia de la Covid-19, ha hecho que su mandato se prolongue mas allá del tiempo máximo previsto.