Adiós a Joseph Ratzinger

Etiquetas

, , ,

El 31 de diciembre de 335 falleció Silvestre I (33º Papa de la Iglesia de Roma). El primer Papa oficial del Imperio Romano, cuya vida acabó en ese último día del año y que fuera nombrado para el pontificado el 1 de enero de 314. En el mismo día ha fallecido también el que fuera Papa Benedicto XVI. Silvestre I fue el primer Papa de la era de Constantino, el emperador romano que declaró oficial el cristianismo, y que fundó la ciudad de Constantinopla. Así pues, adquiera gran relevancia histórica, el día del fallecimiento de Joseph Ratzinger. Constantino es también el nombre del fundador de la Roma de Oriente y también el de su último emperador, Constantino XI Paleólogo.

El cardenal Joseph Ratzinger y Papa Benedicto XVI, hizo finalizar su pontificado el último día de febrero de 2013, y que fuera, como por tanto el 265º Papa de esta la Iglesia católica. Como figura eclesiástica dejó de estar presente en la vida católica desde hace casi 10 años, que se hubieran cumplido el próximo febrero, en una efeméride ya imposible. Se había despedido como Pontífice romano en aquella fecha. Salvo alguna pequeña publicación, alguna entrevista y su nueva biografía, ha permanecido en absoluto silencio hasta el final de su vida en el último día de 2022. Una fecha cargada de significados y que habrá que interpretar con calma, muy por encima de las relaciones apresuradas que podrían establecerse. Vivimos en un tiempo de respuestas inmediatas y de duración efímera.

Siempre nos acompañó, siempre estuvo ahí, realizando esa labor sorda y callada que es raramente valorada o reconocida. Se trata de Joseph Ratzinger, durante algunos años como Papa Benedicto XVI (2005-2013). Ha sido un gran teólogo, muy normativo pero nada rígido. Había llamado nuestra atención en algunas ocasiones, estaba cerca, lo seguíamos, pero ahora le hemos leído y descubierto de modo definitivo. Empezamos el año en la Capilla con esta obligada reflexión y recuerdo que no puede dejarse pendiente por más tiempo. Hacemos esta primera reflexión con Benedicto XVI, en una de su homilías de 2007, recogida en el libro Homilías de un Pontificado, de Pablo Blanco en ediciones Cristiandad. Hay otros muchos libros suyos y a los que se puede acudir a buscar sus propias palabras, que inspiraran cosas distintas depende de quien las lea, o que simplemente no le dirán nada a muchos. Esto es lo que sucede con lo publicado, con lo escrito. Una parte se mantiene vigente y permanece, y otra mucha se enfría, y disipa con el paso del tiempo.

             «Entonces podemos preguntarnos: ¿Cuál es la razón por la que unos ven y encuentran y otros no? ¿Qué es lo que abre los ojos y el corazón? ¿Qué les falta a aquellos que permanecen indiferentes, a aquellos que indican el camino pero no se mueven?. Podemos responder: la excesiva seguridad en sí mismos, la pretensión de reconocer perfectamente la realidad, la presunción de haber formulado ya un juicio definitivo sobre las cosas hacen que su corazón se cierre y se vuelva insensible a la novedad de Dios», a la realidad del espíritu, añadimos.

              Aparte de los libros de Pablo Blanco Sarto, el mayor estudioso de Ratzinger, existe un interesante libro sobre su pontificado, escrito por Roberto Regoli y presentado entre el cardenal español Antonio María Rouco y el ayudante personal del que fuera Papa Benedicto XVI, monseñor Georg Gänswein. Se reeditarán muchos libros, otros no, y no todos pasarán o podrán encontrarse en los formatos digitales. Así seleccionan y condicionan nuestra memoria.

Joseph Ratzinger seleccionaba cuidadosamente cada cosa que publicaba o se publicaba sobre él. Por eso es importante tener los libros anteriores a su fallecimiento. Lo que se haga a partir de ahora ya no tendrán ese control. Eso sí, su obra, inmensa quedará para consulta, estudio, auxilio y también indiferencia. Nada puede afirmarse de modo absoluto. Detrás de la creencia más firme o de la incredulidad, persistirá siempre la sombre de la duda y eso es algo que no puede evitarse. Incluso para aquellos que un día profesaron o profesan aun lo más parecido a una fe, el marxismo, del que también se puede hacer apostasía.

En un libro de reflexiones para día del año, Ratzinger lo expresaba así: «igual que el creyente se esfuerza por no dejarse ahogar por el agua salada de la duda que el océano le lleva continuamente a la boca, también el no-creyente duda de su incredulidad, de la real totalidad del mundo que él ha decidido explicar como un todo. Jamás estará seguro del carácter total de lo que ha considerado explicado como el todo1..»

Ahora mismo solo podemos dejar constancia del hecho.

Nota: (1)Fe, Esperanza y Amor. Editorial Herder. https://santuariodejuanelbautista.com/2017/03/05/muerte-y-resurreccion-en-ratzinger/

Parroquia de San Pedro en Almería

Etiquetas

, , ,

    Ubicada sobre la plaza homónima, esta iglesia data de los años finales del siglo XVIII y está edificada con patrones neoclásicos. Ocupa la planta de anteriores edificios en la antigua ciudad, que quedaron asolados por los terremotos. Casi todas las iglesias de la capital almeriense fueron incendiadas durante la Guerra Civil española o sufrieron daños por los bombardeos de la marina italiana. Este es el motivo por el que la mayor parte de las imágenes y los exornos sagrados y de culto sean recientes, aunque no exentas de gran calidad artística. La imaginería posterior a 1940 tuvo autores muy notables.

  La donación y la recuperacion de imágenes particulares guardadas en las casas, están llenando los templos de obras religiosas menores, de indudable belleza artística. La parroquia de San Pedro está poniendo en marcha un museo de arte sagrado, con piezas de gran valor religioso.

  La devastación iconoclasta que sufrieron los templos melillenses entre 1975 y 1989, con la venta de pasos procesionales y desaparición de imágenes, tuvo a Almería como la principal receptora del patrimonio religioso enajenado en nuestra ciudad. Hasta la parroquia de San Pedro llegó en 1980 el manto de la Virgen de los Dolores de San Agustín del Real, y que hoy porta la imagen de la Dolorosa, una de las más representativas de esta iglesia. Ese bello manto, de un siglo de antigüedad, pudo ser localizado y fotografiado por el  blog de El Alminar de Melilla en abril de 2012. Hace pues ya 10 años de ese redescubrimiento.

   La vinculación con Melilla de esta parroquia, se reforzará con la donación del busto original del Cristo de Limpias, desaparecido del culto en San Agustín en 1989, respuesto en 2015 con la bendición del obispo de Málaga, y vuelto a desaparecer de su iglesia matriz en 2019, por una acción impía. El 28 de diciembre de 2022, día de los Santos Inocentes, el busto ha sido depositado en esta parroquia, para la veneración y culto de los fieles. Quizá ahora encuentre verdadero asiento y reposo y está sea la última piedra de su extraña y rocambolesca historia.

Nota: https://santuariodejuanelbautista.com/2019/12/12/el-busto-del-cristo-de-limpias/

La devoción de las mil avemarías

Etiquetas

,

La devoción de las 1000 Ave María surge en 1445, cuando la Virgen se le apareció a santa Catalina de Bolonia en la noche del 25 de diciembre. Por espacio de la quinta parte de una hora, retuvo al Niño Jesús en sus brazos. El suceso se produjo cuando la santa estaba absorta en la contemplación del misterio de la Navidad.

En recuerdo del prodigio, las hermanas de la Santa del Monasterio del Corpus Domine, cada año, recitaban 1000 veces esta salutación en la noche de Navidad. Esta devoción se hizo pronto popular entre los fieles. Para facilitar su cumplimiento y a partir del 29 de noviembre, se rezan 40 salutaciones del Ángel, divididas en cuatro decenas, acompañadas de una meditación específica. Así durante 25 días consecutivos, hasta el día 23 de diciembre, en el que se completarán los mil rezos, u oraciones. Con esta repetición del saludo, 40 veces al día (preferible en la noche) durante esos 25 días, se logra una sintonía con la propia celebración de la Natividad, y sirve de preparación para el misterio de la Encarnación.

Texto y meditaciones de las 1000 Avemarías

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén. 

A imitación de Santa Catalina de Bolonia, alabaremos a la gran Madre de Dios por su sagrado nacimiento, con estos cuarenta saludos angélicos para obtener de ella protección en la vida y asistencia en la muerte, para que desde esta tierra de peregrinaje lleguemos a los lugares eternos de Paraíso. 

Primera decena: En primer lugar, rezando diez Avemarías y otras tantas bendiciones, consideraremos el misterio inefable de la Encarnación del Verbo, y la gran dignidad de la Virgen en haber sido elegida Madre del Altísimo. 

Ave María llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén. Bendita sea, oh María, la hora en que fuiste elegida como Madre de Dios. 

Segunda decena: En segundo lugar, con el rezo de diez Avemarías y otras tantas bendiciones, meditaremos en la humildad del rey de los cielos, que eligió un humilde hogar para su Navidad, y en la alegría que tuvo María al ver nacer de ella en el pesebre al único hijo del Padre.

Ave María llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén. Bendita sea, oh, María, la hora en que te convertiste en Madre del Hijo de Dios. 

Tercera decena: En tercer lugar, con el rezo de diez Avemarías y otras tantas bendiciones, recordaremos atentamente la perfecta diligencia de la Virgen María, cuando cumplió los oficios de Marta y Magdalena al contemplar a su hijo el Redentor y asistirlo como a un tierno niño. 

Ave María llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén. Bendito sea, oh, María, el primer latido maternal que sentiste por el Hijo de Dios. 

Cuarta decena: En cuarto lugar, rezando diez Avemarías, y otras tantas bendiciones, consideraremos la gran reverencia con que María, más en el corazón que en el pecho, la abrazó, estrechó, besó y adoró a ella y a nuestro Dios, hecho hombre por nuestro amor. 

Ave María llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén. Bendito sea, oh, María, el primer beso que diste a tu Hijo e Hijo de Dios. 

Último rezo, 23 de diciembre

 Alabado sea Dios por siempre, porque a imitación de nuestro Santo, hemos cumplido este devoto ejercicio: y roguemos a la Reina de los Ángeles que, como fruto particular, Ella, la Madre de Jesús y Madre nuestra, se digne obtener para nosotros, en vida, un verdadero arrepentimiento de nuestros pecados, y la salvación eterna del alma, en nuestra muerte.  Oh Dios, concédenos a tus fieles ser sostenidos por la intercesión de Santa Catalina, por cuyas virtudes somos atraídos a tus misterios.  Por Cristo nuestro Señor.

Seguidamente se rezan las últimas 4 decenas de Avemarías, que completan el rezo de las 1000 salutaciones.

Nota:https://www.preghiereperlafamiglia.it/devozione-delle-mille-ave-maria-recitate-online.htm

Año Jubilar de Santa Bárbara

Etiquetas

, , ,

Iglesia castrense de la Inmaculada Concepción

El Arzobispado Castrense es único e indiviso para toda España. Como institución, las Fuerzas Armadas españolas tienen sus propios ritos, liturgias y patronazgos. Uno de esos patronazgos es el de Santa Bárbara, patrona también de los mineros y de todas aquellas profesiones en las que estén presentes los explosivos, pero su principal patronazgo se asienta sobre el Arma de Artillería, desde el año 1522, por lo que en el presente año 2022 se conmemoran los 500 años de esta labor protectora.

Por ello, el Arzobispado Castrense con la correspondiente Bula Papal, tiene decretado el Año Jubilar de Santa Bárbara, iniciado el pasado 4 de diciembre y que finalizará en la misma fecha del año corriente. Para ganar ese jubileo, se debe acudir a algunos de los templos jubilares designados y dependientes del Arzobispado Castrense, confesar, oír misa y orar, obteniendo así la «indulgencia plenaria» o lo que es lo mismo, la remisión de todos los pecados cometidos hasta ese mismo momento. Los templos designados están en Madrid, Segovia, La Coruña, Burgos, Zaragoza, Barcelona, Valencia, Palma de Mallorca, Cartagena, Cádiz, Las Palmas de Gran Canaria, Ceuta y Melilla. En la mayor parte de los casos se trata de iglesias o parroquias, y en algunos son capillas dentro de los acuartelamientos.

Se trata de una santa que está en boca de casi todos, por el popular refrán de «acordarse de santa Bárbara cuando truena, por lo que es invocada durante las tormentas con gran producción de rayos. Su nombre está siempre asociado a las explosiones y los grandes estruendos. De hecho, en los buques de guerra, el lugar en donde se almacena la munición se denomina como «santa Bárbara».

El templo castrense melillense de la Inmaculada Concepción, patrona de la Infantería, con un siglo de existencia, aunque interrumpido, es el lugar designado para obtener este jubileo. En este mes final del Jubileo, está profusamente adornado con los símbolos del propio año jubilar, los del patronazgo de La Artillería, y con la imagen de la santa, que preside el Altar. Queda ya solo un mes para ganar este jubileo. En 2015 se celebró el jubileo de Santa Teresa, patrona de La Intendencia militar.

Como tal, Bárbara fue una mártir cristiana del siglo III, en la costa del Asia menor, perteneciente a Grecia, en lo que hoy es la costa de Turquía. Desde noviembre de 2021, el arzobispo castrense de España es monseñor Juan Antonio Aznárez Cobo.

Nota:https://arzobispadocastrense.com/

El busto del Cristo de Limpias en Melilla

Etiquetas

, , , , , , ,

El busto actualmente expuesto al culto en la iglesia de San Agustín del Real, es falso, o mejor dicho, no es el original desaparecido. No es ni siquiera el que bendijera, en ceremonia solemne, el obispo de la Diócesis monseñor Jesús Catalá Ibáñez, un 3 de noviembre de 2015. El requisito indispensable para identificarlo como el original, es que la peana o base fuese cuadrada, y el actual, introducido de modo subrepticio en el verano de 2019, la tiene redonda, con lo cual, no puede tratarse nunca del auténtico, desaparecido durante las obras de acontecimiento del templo, en 1988.

¡No está aquí al que buscáis, resucitó!

Tras más de 10 años de búsqueda y varias decenas de bustos revisados, apareció uno que, por el tamaño y antigüedad, pudiera ser el original, pero tenía la base redonda, con lo que quedaba descartado. Este apareció un día en el Rastro de Melilla, y se lo regalé a una familia melillense. Ese es el que está actualmente expuesto al culto en la iglesia, tras ser sacado el original bendecido en 2015, en una maniobra extraña, a la que luego pondremos su verdadero nombre, con la aquiescencia del párroco, Rafael López Cordero. A veces, monaguillos, colaboradores, las camarillas de iglesia, manejan más que los propios sacerdotes. Así pues, al que buscaban, buscábamos, ya no está allí, y ese sí era el original desaparecido, como vamos a demostrar.

La aparición del busto perdido

Las que saben y siempre han sabido todo, son las mujeres de Iglesia. Mujeres que caminan silenciosas, entre los manejos y enredos de los hombres. Y en esta iglesia del Real ha habido muchos, manejos y hombres. Fueron ellas quienes, en 1988, tras el barrido de imágenes realizado en la iglesia de San Agustín, sacaron a escondidas el busto, y lo pusieron lejos del alcance de Jesús Hurtado, entonces padre paúl, y párroco titular del templo. Corrieron todo tipo de historias, pero de todo solo es cierto, que un grupo lo buscaba para hacerlo desaparecer para siempre, y otro se confabulaba para protegerlo. Estuvo escondido en casas, y era cambiado de emplazamiento con frecuencia, para ocultarlo aún más. La feligresía del barrio protestó, recogió firmas y solicitó una audiencia con el entonces obispo de Málaga Ramón Buxarrais. Todo con nulo resultado, porque el afamado busto no apareció nunca. Se habló de tres nombres como últimos custodios (Pedro, Gregorio y Sebastián), pero ninguno de ellos era cierto, ni estuvo en contacto con el busto, en esos últimos instantes oscuros. Quienes lo custodiaron durante casi 30 años, fueron las mujeres.

Una de ellas, me abordó en la calle y me dijo: «Tú eres el que está buscando el busto, ven a mi casa mañana y te lo daré». Y así fue. para mi sorpresa tenía la base cuadrada. No existe otro en Melilla, ni en ninguna otra parte. Todos, grandes o pequeños, tienen la peana redonda. Esa era la originalidad del Cristo melillense, el muy milagroso Cristo del Real. Tras tener ambos bustos en mi casa durante tres años, hasta 2013, le entregué el busto de base cuadrada, al padre López Cordero, quien lo restauró, compró la urna, y organizó la ceremonia de reposición del culto, con el obispo diocesano, en 2015, tras 27 años de ausencia. El busto original, el bendecido, sufrió dos restauraciones, la primera en 1988 y la segunda en 2014.

Sacrilegio o acto de herejía

Por razones imposibles de comprender, los enemigos del Cristo melillenses siguen activos. Tanto que apenas cumplidos cuatro años de la reposición del «busto original», y del restablecimiento del culto, en una extraña tarde de septiembre de 2019, recibí otra llamada, que me alertaba sobre la necesidad de sacar de modo inmediato al busto original, de la iglesia. Un mes antes de marchar de la parroquia, el párroco López Cordero había cedido a la presión para extraer al original bendecido, e introducir el actual. También puede ser que el párroco, en pleno traslado, no controlase todos los movimientos que se estaban produciendo. Ahora las aguas están tranquilas, con el busto «falso» o sin bendecir, y la parroquia camina viento en popa, con el nuevo titular.

Retirar de una urna un busto bendecido por un obispo (2015), es un acto sacrílego. El odio o inquina contra las imágenes es un acto de herejía iconoclasta. El hecho de que ahora se pueda confirmar que el «busto» desaparecido era el original, se debe a la aparición de una fotografía de 1988, la única existente del original, que confirma y muestra claramente la similitud entre ambos, y la diferencia con el del cambiazo de 2019. ¿Por qué ha sucedido esto, por qué se ha hecho desaparecer dos veces la imagen de un busto de Cristo? Los autores de la fechoría no han explicado nada, ni la de 1988, ni la última.

El caso es que el busto bendecido, no volverá nunca a la iglesia de San Agustín, salvo que él mismo lo indique. La historia de este busto y culto no se acabará nunca de escribir y aunque no pueda afirmarse de modo racional, es el propio busto el que establece las reglas. En donde no quiere estar, no está. Ahora prefiere seguir oculto. Y lo que puede afirmarse con rotundidad, es que el actualmente expuesto en San Agustín, nada tiene que ver con el auténtico. La identificación del busto original ha sido posible tras la aparición de un antiguo recorte de prensa de 1988, que daba cuenta de la desaparición del busto, y del disgusto de los feligreses del barrio del Real. Ya no hay lugar para la duda.

La Divina Infantita en Melilla

Etiquetas

, , , , ,

Llegaron a Melilla en 1921, unos meses antes del «Desastre de Annual«. Esta orden de monjas fue fundada en México en 1865, por Rosario Arrevillaga, bajo el título de Congregación de Esclavas de María Niña, bajo el amparo de una devoción previa, de la hermana Magdalena de San José, que el 6 de enero de 1840 tuvo una visión acerca del culto a la Virgen María Niña. El sacerdote almeriense Federico Salvador Ramón, nacido en 1867, sería la otra pieza clave de esta Orden ya centenaria. Viajó en misión a México en el año1898, en allí encontraría a la reverenda madre Arrevillaga y entre ambos, darían forma definitiva a la incipiente Congregación, aunque ella es considerada la «madre fundadora».

De regreso a España, el padre Ramón fundó casas de la Inmaculada Niña, en su nombre definitivo, en Guadix, Instinción, Dalías, Cantoria, El Ejido, Nador, Melilla, Alhucemas. Fue párroco en el convento de las Concepcionistas Franciscanas de Almería, ya adscritas a la reforma de la Madre Patrocinio. En ese mismo espacio coincidirían, aunque en tiempos diferentes, el propio padre Ramón y el obispo mártir de Almería, monseñor Diego Ventaja (1936). Todo bajo el amparo espiritual de la reverenda madre Sor María de los Dolores y Patrocinio. El padre Federico Salvador murió en San Diego (California) en 1931, tras dejar fundadas, junto a la madre Rosario Arrevillaga, la gran casa de la Divina Infantita en Ciudad de México. Es por tanto, una Congregación muy unida a las Concepcionistas Franciscanas.

Las imágenes más antiguas de la Divina Infantina se encuentran en México, y son las originales con las que se inició esta devoción. Fueron salvadas «milagrosamente» de la destrucción, en el tiempo de la segunda «guerra cristera», que enfrentó al Estado mexicano con la Institución de la Iglesia. La imagen primigenia se encuentra en el convento de las Hermanas Concepcionistas, en la alcaldía de Iztapalapa, una de las 16 demarcaciones territoriales de la ciudad de México.

La Congregación de la Divina Infantita melillense, se encuentra en el mismo solar en el que se establecieron de modo definitivo, tras su llegada a la ciudad, y a la que no han abandonado nunca. Todo el edificio ha sido objeto de grandes transformaciones. Celebran la festividad del nacimiento de la Virgen María el día 8 de septiembre, el mismo que el de la Patrona de Melilla, la Virgen de la Victoria. Actualmente, celebran una misa abierta al público a las 8 de la mañana.

Abre, Señor, mis labios para que bendiga tu santo nombre, purifica mi corazón de todo pensamiento vano, malo y extraño; ilumina mi entendimiento, enciende mi afecto, para que pueda rezar este oficio de manera digna y devota, y líbrame de todo mal.

Rafael Merry del Val y Pío X

Etiquetas

, , , , ,

Los nombres perdidos

El fulgor es un brillo intenso que llama la atención, como el relámpago, pero también está asociado a algo que desparece pronto, o un un plazo de tiempo no demasiado largo. Un libro perdido en un intercambiador, en el Real Sitio de San Ildefonso, en Segovia, no remite hasta un nombre casi olvidado, el del cardenal español Rafael Merry del Val, Secretario de Estado del Vaticano (1903-1914) durante todo el tiempo del pontificado de san Pío X, al que está indisolublemente unido.

Nacido en Londres el 11 de octubre de 1865, es el cardenal español que ha ejercido el puesto de mayor relevancia en la nomenclatura vaticana, en la que ocupó casi todos los cargos de importancia, incluido el de arcipreste de la Basílica de San Pedro, y el de otras Congregaciones o ministerios vaticanos. Su prematura muerte, acaecida a los 65 años, un 26 de febrero de 1930 en Roma, le privó de la posibilidad, de haber podido acceder al solio pontificio, solucionando así la anomalía histórica que supone que, en dos milenios de historia, no haya existido un Pontífice español. Hijo de una embajador español, Rafael Merry del Val, y de la sevillana Sofia Josefa de Zulueta, cursó toda su formación en distintos países europeos, lo que le granjeó una educación cosmopolita y políglota, que le sería muy útil en su carrera eclesiástica, interviniendo, como delegado, en importantes conflictos Iglesia-Estado, tanto en Francia como en Canadá.

Es reconocida su especial y significada actitud con el cardenal Giuseppe Melchiorre Sarto, en el cónclave de 1903, cuando le convenció de que aceptase la designación como Papa, ya que persistía tenazmente en su negativa a aceptar la designación de los cardenales. Tras vencer sus reticencias, fue conocido como Pío X, y se mantuvo en el la silla de san Pedro durante 11 años.

El libro El Fulgor de una Púrpura, escrito por Isabel Flores de Lemus, (nombre desconocido y sin reseñas biográficas), hace aparecer algunos nombres ya olvidados, como el del alto funcionario del Ministerio de Hacienda de España, Antonio Flores de Lemus (1876-1941), quien se negara a firmar el acuerdo por el que se vaciaban las reservas de oro del Banco de España, con destino a Moscú, en 1938. Este funcionario español, nacido en Jaén, murió en la completa indigencia en 1941, pese a los altos servicios que prestó al Estado español.

La desconocida Isabel López de Lemus, tiene publicados varias decenas de libros, en la editorial del Perpetuo Socorro, pero al menos nos sirve, para rescatar dos importante nombres de la historia española. Nacido en Londres, el cardenal Merry del Val aplicó sus conocimientos sobre el mundo anglicano y protestante, a la Curia Vaticana. El libro cuenta con numerosos datos poco conocidos, así como con una gran cantidad de fotografías ya olvidadas. El cardenal Merry del Val está enterrado en las Grutas Vaticanas, en un sepulcro de ónice, donado por la República española en julio de 1931.

Nota:https://www.lavozdealmeria.com/noticia/12/almeria/199257/el-mojaquero-de-los-44-ministros

Guadix, catedral de la Encarnación

Etiquetas

, , , , ,

   Tal y como decretaran los Reyes Católicos, la mezquita mayor de Guadix, se puso bajo la advocación de la Encarnación. Guadix se entregó mediante capitulación, lo que permitía la permanencia de la población morisca hispana, el 30 de diciembre de 1489, y la conservación de las edificaciones y propiedades. Este hecho permitió la prosperidad de la ciudad.

  La capilla más preeminente, y de las reliquias, está dedicada a San Torcuato, evangelizador de la zona en el siglo I, considerado como el primer obispo de Guadix, y que fue martirizado en el año 66 dC. La ciudad y diócesis, cuenta con otro obispo mártir, Manuel Medina Olmos, asesinado en 1936 y arrojado al barranco del Chisme, junto con el obispo de Almería, Diego Ventaja Milán, junto a Vícar (Almería).

La catedral de la Encarnación se empezara a construir y reedificar a partir de 1520, con sucesivas ampliaciones y mezcla de estilos, en la que prevalece el Gótico tardío y el Barroco. Los juegos de luces interiores son asombrosos, en una edificio inmenso, que sobresale sobre su entorno, pese a estar construida sobre el valle, y cuya torre es visible desde gran distancia. El color de la torre y campanario, es rojizo, como el de la tierra de las vegas del río Guadix.

Las rebeliones de los moriscos hispanos y la conocida como la Rebelión de las Alpujarras, a finales del siglo XVI, culminarán con la expulsión definitiva de esta población, y con la ruina de todo el valle. La catedral sólo podrá ser acabada a partir del año 1700. Sin embargo, la región ya no volverá a ser la misma, porque los repobladores no se identigicaban con la zona. El tamaño del edificio catedralicio, parecía desproporcionado con la desolación de su entorno, y con la pequeña población que lo sustenta, pero fue concebido en otros tiempos. Aun así, su visión resulta majestuosa desde el exterior, pero el interior sobrecoge. Es muy esbelta y encierra y contiene un espacio diáfano e inmenso. Múltiples capillas, un gran número de detalles arquitectónicos, en el que cada época dejó aquí una muestra de su mejor arte. La cúpula es muy elevada y esbelta, dejando entrar la luz por sus ocho ventanas. Cuenta también con una réplica de La Piedad de Miguel Ángel, en una de sus capillas.

Orar en la casa del Padre

Etiquetas

, , , ,

Sinagoga de Benarroch y Truzman en Melilla

En el libro de Daniel, 9-4, se dice: Oré pues al Eterno mi Dios e hice confesión, diciendo: «Oh Señor, grande y poderoso, que guardas el Pacto y alientas misericordia con los que Te aman y guardan Tus mandamientos. A ti, oh Señor pertenece la justicia y a nosotros la confusión de rostros».

¿Dónde mejor que en una sinagoga para dirigirse al Padre Eterno? Aunque a todos se les llame pueblos del Libro (judíos, cristianos y musulmanes), hay que decir que en realidad no se trata del mismo libro. La Biblia hebrea o Tanakh, no es lo mismo que el Antiguo Testamento, ni el Corán tiene nada que ver con los otros dos libros anteriores. En realidad, las tres grandes religiones del mundo se han generado del primero de los libros, salvo el budismo, que pertenece a una tradición distinta.

Entramos en la sinagoga de Isaac Benarroch y Abraham Truzman, en Melilla, en la que quizá es la más antigua de las existentes en la ciudad, y cuyo horizonte temporal se sitúa en un siglo. Actualmente son 6 las que tienen culto activo en Melilla. En un tiempo pasado superaron la docena, pero la comunidad israelita se ha reducido a la mitad, desde su tiempo de mayor esplendor. La fundación del Estado de Israel en 1947, provocó un gran éxodo en todas las comunidades judías del mundo. Hoy por hoy, la comunidad melillense es muy estable y está plenamente consolidada.

Se suele tener la idea de una sinagoga como un lugar casi vacío, en comparación con los templos cristianos, repletos de imágenes y alteres. Sin embargo, en una sinagoga no existe demasiado espacio vacío. Están abarrotadas de lámparas, de ornamentación, de libros, de estanterías, de taquillas y de todo tipo de mobiliario. Lo único que no existen son imágenes, porque están expresamente prohibidas por El Padre Eterno. El Amud es el lugar desde donde se dirige la oración, recuerda mucho al púlpito de las iglesias cristianas, y esta situado en el centro de la estancia, como aquel. La zona sagrada, Arca o santuario, está en la misma posición en la que se encuentran el altar cristiano, pero la gran diferencia es que en él solo se custodian los rollos de la Torá y la Menorá, o candelabro ritual de 7 brazos.

Las lamparas lucen en recuerdo de los familiares fallecidos, y son donaciones de familias y fieles. También se colocan placas conmemorativas con oraciones o nombres, igualmente donadas. La tradición judía permite una vinculación más efectiva de los fieles con su sinagoga, ya que pueden hacer aportaciones ornamentales a la misma, algo que no ocurre en los templos católicos, que están administrados por La Iglesia.

En cualquier caso, es claro que el Abba o Padre al que se dirigía Jesucristo, o el rabí Jeshúa de Nazaret de la tradición judía, en lengua aramea, es el mismo al que dirigen sus oraciones las comunidades judías. La cuestión es que a una sinagoga no se puede acceder si eres un gentil (cristiano) para rezar, pero sí se puede acudir de visita. En una sinagoga los fieles israelitas rezan 3 veces al día, incluido el Sabbath, que es el día litúrgico por excelencia de la tradición hebraica, el mismo día que el Padre Eterno reservó para sí mismo. Las sinagogas están orientadas hacia el Este, hacia Jerusalén, hacia el Muro de las Lamentaciones.

El restaurador de imágenes

Etiquetas

, , , ,

Javier Arcos Quero, imaginero en Almería

Las imágenes de vírgenes y santos. abandonan las casas camino de iglesias, tiendas de antigüedades o de almacenes. Antaño poblaban las casas, e incluso se bendecían. Eran consideradas como protectoras de hogares y establecimientos. Es una clara herencia de los hogares romanos, en donde había figurillas de deidades por todos los rincones.

Cada vez hay menos imagineros, restauradores y conservadores de imágenes, salvo los vinculados a cofradías de Semana Santa. Uno de los últimos es Javier Arcos Quero, que ha pesar de haber sobrepasado la jubilación, sigue acudiendo cada día a su taller de la calle Lope de Vega de Almería, a pocos pasos de la catedral y colindante con la calle Beatriz de Silva.

Javier Arcos Quero es natural de la localidad almeriense de Balerma, pero antes de establecerse definitivamente en Almería capital, vivió unos años en Melilla, en la calle Sor Alegria. Muchas de las imágenes que todavía llegan a su taller, se quedan ya en él. Ya no trabaja, pero sigue restaurando imágenes como afición o por compromisos con alguna cofradía o hermandad. Tampoco quiere desvincularse de modo completo de lo que ha sido su vida y profesión.

En su taller, entre recortes de periódicos, imágenes deterioradas, herramientas para la madera, pasa algunos días a la semana, concitando la atención de turistas que van y vienen de la zona histórica de Almería, repleta de conventos y otros edificios monumentales.

El pulso lo mantiene firme, así como la agudeza visual. Trabaja y repara la madera de los ornamentos de pasos procesionales. También imágenes de estuco, pasta de papel y escayola. Los puntos más frágiles de las imágenes son las manos, la cabeza y la policromía. Todo tiene solución en su taller. El tiempo sigue pasando para el mundo de las imágenes.