Venerable fray Leopoldo

Etiquetas

, , , ,

                                   El monje limosnero de Málaga y Granada

         El limosnero de Granada, Fray Leopoldo ya es beato y venerable. La santidad tiene dos caminos claros, uno es el de los grandes santos y santos, que desde un primer momento ya decidieron cual era su destino y vocación. El otro camino es el de aquellos/as que nunca llegaron a imaginar que se convertirían en objeto de intensa veneración y culto. Este último camino es el del venerable fray Leopoldo de Alpandeire, pueblo de la serranía de Ronda de la que toma el sobrenombre, y en el que nació el 24 de junio de 1866. Ninguno de los dos caminos es fácil, ni puede preverse. Un solo minuto de descuido, y el diablo, siempre al acecho, puede hacer descarrilar hasta el tren más pesado.

       Una antigua biografía elaborada por fray Ángel de León, con el título de Mendigo por Dios, nos nutre  de interesantes y ya olvidados datos y fotografías. De sus orígenes y vicisitudes juveniles poco se sabe. Era uno entre muchos hermanos, de los que no hay constancia de todos. Su labor era la de jornalero y su nombre real Francisco Tomás de san Juan Bautista, en honor del santo bajo cuya advocación nació; el día de mayor presencia de la luz solar. En aquellas familias numerosas era habitual que los hijos tomaran todo tipo de caminos, unos el de soldado, otros jornaleros como los padres, y siempre alguno o alguna era llamado a la vocación religiosa. El futuro fray Leopoldo cumplió con el servicio militar, siendo destinado a Málaga, en el Regimiento de Infantería de Pavía, en el año 1891. A los 33 años y a los 8 de esta última fecha, tomó los hábitos como fraile capuchino.

                                          Las reliquias de los santos

          Condenadas por el heresiarca Lutero, las reliquias son tenidas en gran consideración por la Iglesia de Oriente, en cuyo seno nació este tipo de culto y de veneración. Las más veneradas son los cuerpos de santos y santas, y suelen estar depositadas en iglesias y monasterios. Su poder es tal, que en todos las épocas, los motines y revoluciones empiezan siempre con el saqueo de las tumbas de los santos y de grandes hombres y mujeres de la nación. Los revolucionarios franceses destruyeron todos los enterramientos de reyes y reinas de Francia en Saint Denis.

                El más común de todos los coleccionismo de reliquias es el de minúsculos trozos de los hábitos, o telas usadas por ellos o ellas, e incluso la fragmentación de los primeros féretros que albergaron sus restos. Estos dos tipos son los que más abundan en las estampas de fray Leopoldo, el monje encargado de recoger las limosnas para su convento en Granada, y que hoy es su mayor fuente de ingresos. Hay dos párrafos curiosos sobre la fragmentación del hábito del fraile limosnero, en el libro antes citado, y que por su interés vale la pena reproducir: “La custodia y defensa del cadáver contra la santa rapiña de reliquias constituyó un verdadero problema. Resultó insuficiente la vigilancia de los religiosos, pues disimuladas entre los rosarios y otros objetos devotos, ocultaban la tijera piadosa, que cercenaba el hábito o el cordón. Este, por ser presa más fácil, hubo de ser reemplazado hasta 7 veces. Al bajar el cadáver a la tumba, apenas quedaba cubierto por un indispensable trozo de tela, que cuando más, llegaría a la tercera parte de lo que constituía su hábito”.

        La beatificación es regional o local, y la santidad universal. En Andalucía la fama y devoción a fray Leopoldo es muy grande y extendido, pero no conocemos cual es el grado de conocimiento que de él se tiene más allá de la frontera natural que supone Despeñaperros.

          Jaculatoria: ¡Pastora divina de las almas!. Por la filial y tierna devoción que te profesó fray Leopoldo, dígnate interceder ante la Santísima Trinidad para obtener la gracias que pedimos. (Tres avemarías).

 

 

Novena y meditación de la madre Patrocinio

Etiquetas

, , ,

            El 27 de enero de 1891 falleció en su convento de la Purísima Concepción en Guadalajara,  la madre Mª de los Dolores del Patrocinio, sierva de Dios, y también conocida en su tiempo como “la monja de las llagas”. El paso del tiempo ha aplacado muchas de las controversias que la agitaron en vida, y hace que su figura se mantenga intacta en su fuerza religiosa y de fe, y en su ejemplo de firmeza ante las adversidades del mundo. Conservó íntegra su pureza exterior y física, y sobre todo la interior y espiritual. Nunca alteró su carácter humilde, su mansedumbre, ni se dejó abatir por el desánimo o la desesperanza. Todos los poderes del infierno y los mundano se agitaron en torno a ella, levantando temporales que hubiesen hecho zozobrar cualquier obra, y sin embargo, la Madre Patrocinio no dejó nunca desamparada a ninguna de sus hijas, ni a nadie que solicitara su ayuda y consejo.

             El 13 de agosto de 1831 la Virgen del Olvido, Triunfo y Misericordias se apareció ante su sierva Mª de los Dolores en el convento del Caballero de Gracia, cuando  contaba con solo con 20 años, y le otorgó una protección que ya jamás le abandonaría, y que aun hoy, pasado casi dos siglos, sigue firme en su manto de invulnerable amparo, pese a que los enemigos de su obra y figura, siguen atentos e intentando mantener vigentes las calumnias que sobre ella tejieron en el pasado.

             ¿Sirve un ejemplo así?. Por supuesto, porque la vida de la madre Mª de los Dolores del Patrocinio se desarrolló en el mundo real, quizá en una de las etapas más turbulentas de la historia de España, el reinado de la Reina Isabel II, que siempre encontró amparo y consuelo en su amiga y madre espiritual. No cabe mayor diferencia social, una mujer sencilla y monja profesa, y una Reina de España, que le dedicó maravillosas palabras de sincero y sentido elogio, apenas un año antes de su fallecimiento: “Dicha santa Madre, jamás quiso mezclarse en política, y yo declaro que los que hayan querido decir o hayan dicho de ella que habían intervenido en asuntos públicos son unos viles calumniadores; ella nunca se ocupó más que del bien y la paz de todos, incluso de la Familia Real y de la completa unión con todo, de mi marido y mía”.

               Un testimonio elevado, el más alto posible, firme y con la sinceridad y perspectiva que otorgan la distancia temporal y de los hechos; el de la Reina Isabel II, quien califica a la santa Madre Patrocinio como venerable, pura y santa. Dios Padre quiso otorgar una larga vida a la Reina Isabel II, y además le concedió sobrevivir a todos aquellos que fueron sus más denodados enemigos, que lo eran a la vez de ella y de la Madre Patrocinio. Por eso ese hondo y sobrecogedor testimonio, tiene un valor equiparable en su fuerza al de la Ley, porque esta hecho por una Reina.

                                  Contenido de la novena breve

     Oración preparatoria para todos los días:  Soberana Reina de los ángeles y purísima Virgen María: eres el tesoro de Dios, la mujer fuerte que te convirtió en Esposa del Espíritu Santo y medianera entre el cielo y la tierra. Hoy te invoco bajo el título del Olvido, Triunfo y Misericordias, para que siempre me seas propicia. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Invocación final para todos los días: Gracias te doy, Dios Padre, porque bendijiste a María como hija. Avemaría. Gracias te doy, Dios Hijo, porque la escogiste por Madre. Avemaría. Gracias te doy, Dios Espíritu Santo, porque la escogiste por Esposa. Avemaría. Gracias doy a toda la Santísima Trinidad, porque nos dio una Madre tan pura y tan santa. Gloria.

Nuestra Señora del Olvido, Triunfo y Misericordias. Ruega por nosotros. (3 veces)

Día primero Reflexión.- Quien ama y reverencia a la Virgen María es dichoso y produce abundantes frutos, como árbol plantado junto a corrientes de agua, que siempre está frondoso. Eres, Señora, tálamo hermoso de Dios y en Ti descansa como en su más puro trono. Tu poder se palpa también en las dulzuras del hermosísimo título del Olvido, Triunfo y Misericordias. (Medítese y pídase la gracia).

Día segundo Reflexión.– Madre de Piedad, trono de la Majestad, el sol y la luna admiran tu hermosura, los ángeles sirven a la Reina Señora. Las enfermedades se curan con el
suavísimo tacto y patrocinio de tu sagrada Imagen del Olvido, Triunfo y Misericordias, porque siempre atiende a sus devotos hijos. (Medítese y pídase la gracia).

Día Tercero Reflexión.– Dios libró a María del pecado de Eva y de su maldición. María es la ventana del cielo, doncella soberana, por donde se coló la luz; la escala por donde Dios bajó y la que sirve a los hombres para ascender al cielo. De estas prerrogativas recibe tu sagrada Imagen del Olvido, Triunfo y Misericordias todas las gracias. (Medítese y pídase la gracia).

Día Cuarto Reflexión.– Señora, el empíreo, el cielo y sus moradores, los ángeles y todo el universo están llenos de tu dulzura y gracia, que difunden sus frutos obrando maravillas. Por ello en todo tiempo se te debe alabanza, porque es constante tu socorro y patrocinio, sobre los que te invocan bajo el título del Olvido. (Medítese y pídase la gracia).

Día Quinto Reflexión.– El Altísimo con su inmensa grandeza honra a María y con agrado lo hacen también todas las criaturas, pregonando con presteza sus grandes misericordias. La soberana Reina recibió plenitud de gracias para hacer participantes a sus devotos. Por eso nunca desprecia a los que lloran. Con su Triunfo se alcanza siempre todo consuelo. (Medítese y pídase la gracia).

Día Sexto Reflexión.– María, Virgen purísima, es el navío cargado de riquezas del cielo; concha soberana que en su palacio previno en matizados rubíes las divisas de la carne y sangre para dulce tálamo del Autor de la naturaleza. Paloma generosa, Pabellón hermoso, árbol de la vida, azucena pura, estrella del mar. Virgen del Olvido, cura las heridas con la medicina que suministras desde el cielo. (Medítese y pídase la gracia).

Día Séptimo Reflexión.– Los arcángeles confiesan a María y la llaman bendita, las virtudes y dominaciones la glorifican, los patriarcas le cantan alabanzas sin cesar, los apóstoles ensalzan su hermosura, los confesores y los mártires entonan himnos y las vírgenes publican sus glorias. Tus grandezas, Señora, atraen el patrocinio sobre los que te invocan con el título del Olvido, Triunfo y Misericordias. (Medítese y pídase la gracia).

Día Octavo Reflexión.– Dios reina en los cielos y en la tierra y le ha concedido a María sentarse entre los querubines, con plenitud de gracia y de dulzura. Desde ese trono mitiga la ira de Dios y le aplaca con su clemencia, deteniendo los rayos de la justicia divina. Ahora, Señora, quieres volver tus ojos a los que honramos y llamamos Virgen del Olvido, Triunfo y Misericordias. (Medítese y pídase la gracia).

Día Noveno Reflexión.– El trono de la purísima María está cercado de purpúreos mártires y, las cándidas vírgenes adornan el tálamo hermoso. Todos los que habitan el empíreo alaban a María como la más bella criatura. También la creación, la tierra, el mar, lo visible e invisible la engrandecen. No te canses nunca, Madre, de ser amparo, refugio y salvación de los que te invocamos bajo el consolador nombre del Olvido, Triunfo y Misericordias. Ayúdanos ahora y siempre. Amén (Medítese y pídase la gracia).

 

 

 

En el instante oscuro

Etiquetas

, ,

                    Pero tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cuando hayas cerrado la puerta, ora a tu Padre que está en secreto, y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará. 7 Y al orar, no uséis repeticiones sin sentido, como los gentiles, porque ellos se imaginan que serán oídos por su palabrería. 8 Por tanto, no os hagáis semejantes a ellos; porque vuestro Padre sabe lo que necesitáis antes que vosotros le pidáisMateo 6, 6-8

                                          ∂ y ω en san Nicolás

                  Ahora ya no hay aquí nadie, pero las luces siguen encendidas. Todo está cerrado, hace ya dos semanas que no se abren las puertas de la capilla para los lunes de San Nicolás. Varias décadas de culto han quedado interrumpidas en la mitad del mes de enero de 2018. En nuestro caso son 10 años de vivencias y de acontecimientos. La omega de este lugar se inició el 13 de septiembre de 2017, cuando monseñor Buxarrais, que ejercía de capellán de modo ininterrumpido desde 1991, sufrió un infarto y puso fin a su larga estancia en Melilla. La falta de esperanza sobre su retorno, que desde un primer momento intuimos  como imposible, ha cortado  la vida religiosa de los lunes de san Nicolás, presente en esta capilla desde hace más tiempo del que nadie puede recordar.

                   Hemos dado cuenta de muchas cosas, de muchos instantes, pero hasta ahora no habíamos previsto mostrar el instante final, el día después del fin, ese que no se espera pero que tarde o temprano debe llegar. Toda historia tiene un principio, pero también un final, y eso hace todo diferente. El final testimonial está aquí, en este 15 de enero.

                    Hemos transitado por los pasillos vacíos, sin encender las luces, sintiendo el profundo silencio, la oscuridad, y sin embargo no se percibía el vacío. Algo llenaba todo ese espacio. Ahora ya nadie mira, ya nadie ve ni escucha, o eso nos parece. Ahora no hay forma de hacerse más que otro. Aquí está solo uno frente a sí mismo, frente al Padre, frente a la verdad absoluta.

                 Ya está todo vacío, en silencio y oscuro, pero todavía no se ha roto el vínculo. Quizá no desaparezca nunca. Ahora cuando la luz solar empieza a remontar, la capilla del Centro Asistencial se sumerge en el silencio. Y ahora en el silencio es cuando se escucha, y en la oscuridad también puede verse claro. porque hasta la luz más tenue puede servir de guía.

Esclavas del Santísimo Sacramento

Etiquetas

,

                             Una congregación religiosa de mujeres en Almería

          Quienes acusan al cristianismo  de idolatría, por el culto a las imágenes, algo que hizo hasta el mismo Lutero, no saben o conocen que hay congregaciones como ésta, que solo rinden culto a la sagrada forma. Son las Religiosas Esclavas del Santísimo Sacramento, que tienen 11 casas de la Congregación es España, 4 en Sudamérica y una en Italia. Como tal, la congregación de Esclavas del Santísimo fue creada como Instituto el 24 de diciembre de 1943. Su impulsora fue la reverenda madre María del Rosario Lucas Burgos, nacida en Almería el 27 de febrero de 1909. En el camino hasta ser declarada como Congregación, contó con el apoyo del reverendo José Antonio de Aldama y Pruaño, sacerdote jesuita. La casa fundacional se creó en Málaga y luego trasladada a Granada, en donde tienen la sede canónica.

           Cristo, en Getsemaní, atravesó su hora más amarga, en la que se quedó solo (los apóstoles estaban dormidos9, frente a la inminencia de su detención por los soldados de Roma.  El hecho está recogido en Mateo 26, 40 y se dirige de modo directo a Pedro: ¿De modo que no habéis podido velar una sola hora conmigo?, añadiendo a continuación el siguiente consejo: “Velad y orad, para que no accedáis a la tentación”.  

           Esta es la casa que la congregación tienen en Almería. Sus puertas están abiertas desde la mañana a la caída de la tarde. Las religiosas están siempre detrás de unas rejas, que solo se abren durante la misa diaria que allí se celebra, en el momento de la comunión. A esta misa suele acudir un significativo número de feligreses, y se entre cuando se entre, siempre hay allí personas sentadas en los bancos, bien rezando, descansando en silencio, o aislándose del mundo por unos instantes.

         las religiosas velan ante el Santísimo durante dos horas al día de modo obligatorio, una durante el día y otra durante la noche. Tienen unos turnos rigurosos que nunca se saltan. Lo que sucede al otro lado de las rejas no es conocido por nadie, salvo por las propias religiosas, refugiadas en “el puerto seguro del claustro”. En ocasiones ofrecen pequeños consejos y dan escapularios y estampas a las personas que se acercan a los lampararios electrónicos y dejan allí sus donaciones y limosnas.

        El 15 de septiembre de 1948 fueron declaradas como Congregación de Derecho Diocesano. Es un lugar mágico al que merece la pena volver una y otra vez, para compartir por un instante un modo de vida, que resulta completamente alejado de los tiempos que vivimos. ¿Es posible llevar una vida santa, de oración y alejada de cualquier tentación, como aconsejó Cristo?. Las religiosas esclavas del Santísimo piden en sus vocaciones por tener al menos una nueva vocación a lo largo del año 2018. La necesitan para poder continuar con su labor diaria de culto permanente. Lo más llamativo de ellas son los velos blancos con los que se cubren totalmente.

           

Santo Domingo de Guzmán, Málaga

Etiquetas

, , , , , ,

 

                           Parroquia pobre, cofradías ricas

          Esta es la impresión que se tiene al visitar la parroquia de Sto. Domingo de Guzmán en Málaga, antiguo convento de los dominicos. Sin embargo hay algo que sobrecoge en esa nave grande y carente de ornamentos. Comparada con otras iglesias de Málaga la sensación de vacío es muy grande. Málaga es muy barroca y llena sus iglesias con profusión. Sin embargo hay que recordar algo, y es el pavoroso incendio al que fueron sometidas la práctica totalidad de las iglesias y conventos de Málaga en las trágicas jornadas del 11 y 12 de mayo de 1931. Ardieron los edificios, los exornos, las imágenes, y cualquier clase de ornamentos y arte sagrado. No quedó nada de valor. Todo lo existente en la actualidad es posterior a 1940.

          La parroquia de Sto. Domingo fue erigida como tal en 1841,  y se  encuentra enclavada en lo que fue el popular y humilde  barrio del Perchel, del que ya apenas queda nada. Hoy es una zona lujosa de la capital malacitana junto al río Guadalmedina. Su historia arranca con la reconquista de Málaga en 1487. Allí se instalaron los dominicos en 1493 y la primitiva iglesia se retrotrae hasta 1515, con sus sucesivas ampliaciones y nuevas capillas. Algunas de las más potentes y esplendorosas cofradías de Málaga se encuentran allí radicadas, como Paso y Esperanza, Soledad, Cabrillas o Rescate. Sin embargo hay un nombre que atravesó el mundo religioso español en su momento y que hoy sigue siendo emblemático, y es el de Mena y su prodigioso y primoroso crucificado, desparecido entre las llamas que asolaron la parroquia el 12 de mayo de 1931. El actual es una esplendida talla de Francisco Palma Burgos, la última persona que vio e intentó rescatar al crucificado del imaginero Pedro de Mena. En ese año tenía el nombre de san Carlos y Santo Domingo.

             Todo está reconstituido, aunque todavía quedan algunos vestigios al descubierto de los primitivos suelos, muros, altares y columnas. No es mucho, pero se mantiene el vínculo con el primitivo e histórico templo. Hay una capilla exterior, la de la virgen de los Dolores y otra capilla igualmente atractivas, pero es imposible resistirse al sordo rumor de la capilla del Cristo de Mena o de Palma Burgos. Hay algo que te dirige hacia ella, incluso desde el exterior del templo. La posición del actual crucificado es casi idéntica a la del desaparecido, pero la placidez que representaba la talla de Mena ya no está. La talla de Palma Burgos refleja el dolor del artista por el trágico final de aquella a la que tuvo que sustituir. Las hechuras y contornos evocan a la efigie de Mena, pero no pueden evitar reflejar el sufrimiento interior del artista, que vio desvanecerse en el fuego al crucificado al que dedicó parte de su vida cofrade. El fuego que consumió la imagen de Mena retuerce casi imperceptiblemente, el rostro y la figura de la talla de Palma Burgos. Sin embargo,  el conjunto conserva y evoca el espíritu de la desaparecida. Sin aclarar más, Palma Burgos dijo que el crucificado de Mena está en esta talla. ¿Qué quiso decir con esa enigmática frase?. 

        Alojada en lo más profundo de su capilla, alejada del público por las rejas, transmite una sensación apacible, distinta de la del bullicio y esplendor procesional de la Semana Santa. Allí pasa 50 semanas al año. Personalmente me gusta más así, alejada de todo aquello que convirtió a la efigie de Mena en objeto de una atención excesiva, y de una ira infinita.

    Nota: La quema de conventos en Málaga, José Jiménez Guerrero. Edit. Arguval, 2006

Las últimas luces de San Nicolás

Etiquetas

, ,

        Las Hijas de la Caridad se fueron de Melilla y del Centro Asistencial el 27 de noviembre de 2011. el obispo emérito de Málaga y capellán del centro, Ramón Buxarrais,  partió de la ciudad el pasado 22 de septiembre de 2017. No hay coincidencias en las fechas ni en las causas.

          Desde su llegada al Centro Asistencial en 1991, monseñor Buxarrais recuperó la tradición de las visitas de San Nicolás, que deben realizarse al menos 3 lunes de cada mes, descansando uno. Yo conocí ese lugar en 2007 y lo he visto transformarse y cambiar, siempre en torno al vínculo de San Nicolás primero, y del obispo Buxarrais después. Al principio y hasta su marcha de Melilla, fueron las monjas de La Caridad las que se encargaban de abrir la capilla, y de recoger los cientos de velas que las personas que la visitaban dejaban en el suelo, debajo de sus imágenes preferidas o a las que tenían mayor devoción. Nada hay comparable al calor que proporcionan las velas y al olor de la cera caliente.  La rehabilitación del templo en 2012 acabó con las velas de cera, que fueron sustituidas por los lampararios eléctricos. El ambiente se tornó más frío, pero continuó la tradición, mantenida ya en solitario por el obispo Buxarrais y algunos de sus colaboradores. Esos 5 años (2011-2016) fueron años duros y solitarios. Con la eliminación de los cirios y velones, fueron abandonando la capilla muchas personas que la visitaban cada lunes.

           Hay cosas que desaparecen de golpe, y otras que lo hacen poco a poco. en este caso y en este lugar se han combinado ambas. En primer lugar la brusca desaparición de las Hijas de la Caridad, y finalmente la marcha definitiva, por enfermedad de monseñor Buxarrais. Por primera vez en décadas, el Belén ya no se ha instalado en la capilla, ya no ha sido necesario cubrir con las cortinas  “el milagroso” Cristo del lado de la epístola. Fue el propio padre Buxarrais el que me advirtió de la condición milagrosa e intercesora de la imagen.

         En 2016 se produjo allí un hecho curioso, y es que el lunes de San Nicolás coincidió con el 29 de febrero, algo que solo volverá a suceder dentro de 28 años. No podemos saber qué ocurrirá con ese lugar dentro de ese tiempo. A lo largo de estos diez años hemos sido testigos de muchos sucesos,  de los cuales hemos compartido gran parte. Todo esto será solo historia muda dentro de poco. Nos vamos a asegurar de que los santos tenga sus luces encendidas a lo lago de todas las navidades. Luego ya no sabremos qué pasará. Probablemente las imágenes se quedarán solas, como tantas otras, como en otros muchos lugares. Es el signo de los tiempos. Hoy compartiremos una imagen inédita, la de monseñor Buxarrais cerrando la capilla, como cada lunes, ya entrada la noche de un día de invierno de 2015.

 

La causa de las santas

Etiquetas

, , , ,

                       Sor Bárbara de Santo Domingo  y Sor Patrocinio

       En su doble sentido, toda santa tiene su causa, y toda causa necesita quien la defienda. Sor Bárbara de Santo Domingo nació en el campanario de La Giralda un 7 de febrero de 1842. Era la hija del 2º campanero del espectacular alminar almohade incorporado a la Catedral de Sevilla. Su vida fue muy corta, pues falleció el 18 de noviembre de 1872.  Bárbara Jurado Antúnez dio claras muestras de sus inclinaciones religiosas desde muy pequeña.

        Sor Patrocinio nació en la Venta del Pinar el 27 de abril de 1811, en plena invasión francesa y murió casi cerrando el siglo, el 27 de enero de 1891. Sor Bárbara está vinculada al convento de las Madres Dominicas de Sevilla y Sor Patrocinio al de las Concepcionistas Franciscanas de Guadalajara. La primera de las madres o sores dejó una intensa aportación espiritual y mística, plasmada en relatos escritos y visiones. Su recuerdo sigue vivo y cuenta con un grupo de feligresas y feligreses sevillanos que defienden su causa de beatificación, y que luchan contra el feroz zarpazo del olvido y contra el espeso muro del tiempo.

       El caso de Sor Patrocinio o Mª de los Dolores Quiroga y Capopardo es distinto, porque vivió en uno de los siglos más violentos de la historia de España, y numerosos testimonios y referencias han dejado testimonios de ella. En su larga vida sufrió todo tipo de persecuciones y acosos, y no cabe duda alguna de que vivió sus virtudes religiosas de modo heroico, una de las condiciones necesarias para que la Congregación para la Causa de los Santos estime su causa, y la declare venerable.

         Las turbulencias de “los espadones militares” contra la Reina Isabel II alcanzaron a la ciudad de Sevilla y a Sor Bárbara en 1854, en lo que se denominó como la Vicalvarada. Un grupo de exaltados penetró en la catedral de Sevilla dispuestos a cometer sacrilegios y también en la torre de La Giralda, en donde llegaron a encañonar a la pequeña Bárbara. Al parecer las campanas de la torre almohade sonaron solas, alertando a la ciudad y provocando la huida de los exaltados.

        En lo que respecta a Sor Patrocinio es ya reconocido que fue objeto de la inquina del general Narváez, uno de los principales espadones de la España del siglo XIX, el de las guerra de Marruecos. La Reina Isabel II y Sevilla, en donde residía el principal enemigo de la Reina, su cuñado el duque de Montpensier, casado con su hermana Luisa Fernanda, es el nexo de unión entre ambas religiosas, entre ambas mujeres.

        En las fotografías, estampas y reliquias que se conservan de ambas, destacan la arrebatadora mirada mística de sor Bárbara y la intensa profundidad de la de Sor Patrocinio. Ambas causas luchan contra el injusto olvido y ambas tienen quién las defienda. Sin embargo, a veces las fuerzas de las tinieblas luchan especialmente para apagar ciertas llamas, aunque estas sean débiles.

 

 

 

Las imágenes en su mundo

Etiquetas

, , ,

                     Por débil y tenue que sea, la conexión debe mantenerse. Una vez que el ser humano descubrió el fuego, el trabajo más difícil y casi taumatúrgico era mantenerlo, pues entonces no se sabia producir. Mantener las velas encendidas, aun cuando ya no haya nadie allí. ¿Qué ocurre con los santos y sus imágenes cuando ya nadie los visita, cuando ya nadie les solicita favores o intervenciones?. Si se deja de vigilar el fuego, la sintonía desaparece. Mantener el lugar y su taumaturgia aunque sea para unos pocos debe ser un objetivo. La lámpara, aunque sea pequeña y su luz débil, debe estar siempre encendida. Cuando el templo se cierra y las imágenes queda en soledad, no podemos saber lo que pasa. ¿Flotan en el ambiente las peticiones, las oraciones, los favores solicitados, o desaparecen de modo irremediable?.  Quizá no podamos evitar nada de eso. Las imágenes viven en su mundo, el del templo, ajenas al paso del tiempo y de las personas, ya sean muchas o pocas.

      El catedrático Fernando R. de la Flor lo describe perfectamente en De Cristo, dos fantasías iconológicas (Abada editores): “Lo cierto es que estas representaciones han perdido la intensa fascinación que provocaban, y, en todo caso, ya no reciben una atención que no sea propiamente sacrílega y rebajadora del ideal al que dan forma.

      Y pese a ello ahí están todavía; como si fuesen capaces de dar testimonio, mostrándose en ese su antiguo aspecto y forma de emergencia, a pesar de los despojos y menoscabos que han sufrido en lo que, en rigor, es ya, a todos los efectos, su posthistoria”.

    Hay un momento en que ya no se puede ir más allá, y la puerta que un día fue de entrada a un mundo lleno, hoy puede serlo hacia un mundo vacío, aunque se trate del mismo lugar; o incluso mostrar la salida.

En la marcha de monseñor Buxarrais

Etiquetas

, , ,

                               Monseñor Buxarrais culmina su etapa en Melilla

            De ninguna historia puede decirse que el final esté escrito, pero la larga etapa de monseñor Ramón Buxarrais Ventura en Melilla (1991-2017) parece haber llegado a su fin este 22 de septiembre, día de san Emérito. Han pasado 26 largos años desde su llegada a la ciudad, superando los 20 años que ejerció como obispo en Málaga (1971-1991). De no haber sido por su inesperada dimisión, en unos tiempos en los que eso era impensable, lo más probable es que hubiese alcanzado la púrpura cardenalicia. Él quiso dejarlo todo y venir a Melilla con los pobres, con los necesitados. Era una ciudad que conocía bien, pues la había visitado frecuentemente en sus visitas pastorales como obispo de la Diócesis.

          No podemos saber lo que pasa por la cabeza de una persona, ni qué la lleva a tomar una decisión tan irrevocable, y sobre todo tan firme. Desde el primer momento afirmó: “vengo a Melilla para quedarme”, y su intención era morir y ser enterrado en la ciudad.  Aquí podemos ver claramente que los planes personales son los que son, pero los de Dios pueden ser distintos y tener otros tiempos y momentos. El infarto agudo de miocardio que sufrió el día 13 de septiembre, a sus 87 años, pusieron a monseñor Buxarrais en una situación crítica de salud.  Tan solo 10 días después del accidente vascular, el padre Ramón Buxarrais ha abandonado la ciudad en la que decidió residir hasta su postrer día, camino de Málaga, en donde tomará el descanso que aquí se había negado a sí mismo.

          El Centro Asistencial de Melilla ha cambiando mucho desde su llegada hace casi tres décadas, mucho más todavía desde que la Hijas de la Caridad lo abandonaron en 2011. Ya no era la “isla de fe” que el había imaginado, y que también contribuyó a consolidar y dar forma. Aunque ahora repose y se reponga en Málaga, en la residencia del Buen Samaritano, de alguna manera queda aquí para siempre. Esa parte de lo que afirmó se ha cumplido. En la ciudad queda la memoria y parte de su legado.

                                   El hombre que quiso evitar la soledad

                En sus muchos libros y publicaciones ofrece abundantes claves y datos personales, eso sí, muy repartidos. Cuando fue nombrado obispo de Málaga es abandonar el Palacio Episcopal y trasladarse a una residencia de monja, esquema que repitió en Melilla. No quería estar solo, pero siempre la soledad le acababa alcanzando, pese a sus muchos contactos y amistades. Eso es lo que ha ocurrido en el Centro Asistencial. Al abandonar las monjas el Centro en noviembre de 2011, ideó la misa diaria de las 10 de la mañana, para sentirse más acompañado. Me acuerdo cuando me abordó en el jardín de la capilla y me comunicó su decisión. Durante muchos días, semanas, meses y años le acompañé en algunas de esas misas (dos veces por semana) a las que apenas acudían cuatro o cinco internas residentes. En ocasiones solo una mujer atravesaba el patio para acudir al oficio religioso. La misa de los domingos era distinta y se nutría de los vecinos del barrio. A ese pequeño grupo le llamábamos “la comunidad del padre Buxarrais”.  En los dos últimos años se consolidó una asistencia estable diaria de entre 10 y 20 personas. Todo cambió mucho a lo largo de estos 7 años. Al principio solo había mujeres, y en la última etapa era una mayoría de hombres, sobre todo a partir de 2015.

       Su actividad no se limitaba solo al oficio de la misa, sino que también acudía a procesiones, a otros actos litúrgicos, o sustituía a otros sacerdotes en otras parroquias de la ciudad, como la Castrense o la Arciprestal, a la que acudía un jueves de cada mes, para adorar al Santísimo. Sin embargo, su acción más emblemática era la fundación de una escuela de niñas en Cabo de Agua (Marruecos), a través de la Ong INSONA (Iniciativa Solidaria de Nador), en la que le ayudada una mecenas, cuyo nombre nunca desveló. Mucha actividad para una persona de su edad.

                                  Los últimos meses en Melilla

        Nunca faltó a su misa, salvo en sus dos breves periodos vacacionales en los que siempre se trasladaba a Barcelona. En los últimos meses se le veía muy cansado, casi sufriendo, y se evidenció cierto deterioro físico. Todas las mañanas, de modo invariable, meditaba en soledad antes de iniciar la misa. Algunas veces casi se hundía en la meditación. En ocasiones perdía el hilo litúrgico, pero daba igual porque se encontraba en familia. Había trabado una solidad y sincera amistad con el Vicario Episcopal Roberto Rojo Aguado, con el que desayunaba cada mañana. Deja en la ciudad un rastro imborrable. Solo cabe esperar que en el próximo tiempo se recupere bien y lo pase en paz y compañía. Siempre con sus célebres frases, siempre acompañado de su fiel Afou, inmigrante llegado a Melilla en 1992 desde Senegal, y que era su ayudante.

 

La Cámara Santa de Oviedo

Etiquetas

, , , , , , , ,

            La catedral de San Salvador en Oviedo fue inmortalizada por Leopoldo Alas Clarín en La Regenta. Esto es conocido por casi todos. También es muy conocida la Cruz de la Victoria, que portara don Pelayo en la célebre batalla de Covadonga, y que es el símbolo de Asturias. Menos conocidos y vistos son los tesoros y reliquias que alberga la Cámara Santa de la Catedral de San Salvador, porque este es su nombre. En un principio, lo que llamamos la España cristiana, era solo el espacio comprendido entre Cangas de Onís y Oviedo, y que el empeño del rey Alfonso II el casto, logró extender hasta Santiago, pero eso fue más de un siglo después de la invasión musulmana de la península. Durante más de cien años, lo que hoy es mundialmente conocido como Camino de Santiago acababa en Oviedo, frente a la imponente imagen de Jesucristo, El Salvador. Hoy se intenta recuperar ese itinerario y toda esa historia como “el camino original”, el de San Salvador de Oviedo.

      El turismo religioso y el histórico se dan la mano en la bella catedral de Oviedo, en el inigualable claustro de varios estilos arquitectónicos, en la capilla original bajo el suelo de la catedral, en la Cámara Santa, en el antiquísimo cementerio que puede ser considerado como el primer cementerio cristiano de la península. Todo en es Oviedo es la letra alfa, el origen de una historia que se desarrolló y compuso a lo largo de muchos siglos.

       A lo largo del tiempo, a Oviedo fueron llegando reliquias de otras iglesias cristianas del Sur, o de desconocidas procedencias. De la Diócesis de Mérida llegó el arca de los restos de Santa Eulalia, que no deben ser confundidos con los de Santa Eulalia de Barcelona, que también se conservan en su catedral. Se desconoce la procedencia del Santo Sudario de Oviedo, reliquia que no siempre está expuesta al público, y que pudimos conocer gracias a los guías de Peregrinando Oviedo, que muestran y dan a conocer los lugares más emblemáticos de la capital Astur.

          El turismo de reliquias cristianas es muy interesante, y poco conocido y divulgado, salvo las más emblemáticas y representativas. La Cruz de la Victoria y la de los Ángeles son dos magníficas joyas de orfebrería, además del simbolismo que llevan consigo. Muy bella es también el Arca Santa y particularmente extraño el Sudario de Oviedo, datado en el siglo I, y que al parecer, estuvo en contacto con la Sábana Santa de Turín. La Cámara Santa de Oviedo. También es muy vistosa la tinaja de las bodas de Caná, que se muestra en la nave de la catedral.

          La presencia ante la imagen del Salvador en la catedral de Oviedo, ofrece indulgencias plenarias a lo largo de todo el año y todos los años, y no solo en años Jubilares como en Santiago de Compostela. Es un dato a tener en cuenta y a destacar.

       Nota:http://www.peregrinandoviedo.com/