Etiquetas

, ,

        La Iglesia es una institución jerárquica, no democrática, regulada por el Código de Derecho Canónico, y que obliga a la aceptación de su magisterio. No ponemos en cuestión su jerarquía, ni la legitimidad de su magisterio. Pero fuera de esto, hay un campo muy amplio para el debate y la interpretación. Para ello nos apoyamos en dos textos: (1) “por tanto, también nosotros, teniendo tantos testigos que a manera de nube nos rodean, sacudiendo toda carga y el pecado que apretadamente nos asedia, corramos por medio de la paciencia la carrera que tenemos por delante”. Hebreos 12.

       El segundo texto habla de la necesidad de las divergencias: “Cuando os reunís en la Iglesia, existen entre vosotros escisiones, y en parte lo creo. Porque es fuerza que aun bandos haya entre vosotros, para que también se pongan de manifiesto los que son de temple acrisolado”. 1 Corintios 10.

            Tenemos pues dos cosas, una la necesidad de la divergencia, de los diferentes puntos de vista; y la otra, también muy importante, es que se hable para el mayor número de personas y de testigos posibles. Nada de conciliábulos, nada de grupos sectarios, nada de concepciones personalistas de lo que debe ser La Iglesia.

      Monseñor Jesús Catalá Ibañez dijo que: al banquete de Cristo están todos invitados, a comer el mismo pan y a beber el mismo cáliz. Escribí y mantengo, que monseñor Catalá  estuvo cerca y fue cercano. Exigió obediencia y servicio a la palabra de Dios, así como la atenta escucha y el servicio al altar. Todo esto fue muy claro y lo recalcó mucho, con palabras y frases muy medidas.

                         Las cuestiones sin resolver

     La Iglesia y sus prelados no solo hablan con palabras, también con gestos y hechos y es aquí en donde entramos en el campo más especulativo, mas impreciso. Pese a que la misa celebrada y presidida por Su Ilustrísima Don Jesús Catalá constituía un acto público abierto a todos los fieles, no fue comunicada de modo oficial, algo que no puede entenderse. Cualquier cristiano tiene derecho a ver y a escuchar a su obispo.

        Han quedado puestas de manifiesto las deficiencias de comunicación de la Vicaría Episcopal de Melilla, que carece de oficina de prensa, de archivero y de cualquier modo de comunicarse con sus fieles. La Iglesia Arciprestal está aislada y casi vacía en estos momentos. Todo lo relatado y que sabemos ha sido escrito y elaborado desde Málaga. Monseñor Catalá vino a recibir información y a escuchar a sus sacerdotes, y esas son cuestiones no públicas y en las que no podemos entrar. Aunque sí decir que se podría haber hecho una pequeña agenda con el contenido de su visita, al menos en su parte pública.

                        El relevo del Vicario Episcopal

        En octubre de 2011, casi recién estrenado en Obispado de Málaga, monseñor Catalá llegó a Melilla a relevar, por sorpresa, al Vicario melillense Jose Manuel Barreiro, apenas nombrado dos años antes. Los relevos o nombramientos se realizan por periodos de cuatro años, por lo que ahora toca decidir, sobre la renovación o relevo del Vicario Arciprestal Roberto Rojo, pues han pasado cuatro años desde su nombramiento. Creo que éste ha sido el punto central de su visita pastoral. Los datos y testimonios obtenidos, le llevarán a tomar una decisión en un sentido u en otro.

       A la vista de todo lo sucedido, de la situación de La Iglesia en Melilla, reconocida como grave tanto por el propio obispo como por su Vicario, la decisión debe ser la de renovarle. Se necesita un pastor que una e integre a todos/as en el mismo rebaño, incluidos aquellos/as que no sean de su aprisco, o sea, de su cuerda. La Iglesia debe ser relanzada en nuestra ciudad, si quiere tener una posibilidad de sobrevivir, sin que aumente el número de templos cerrados o vacíos.

        Todos los problemas que permanecían sin resolver, siguen en el mismo lugar en que estaban. Esperaremos a ver si la fumata es blanca o negra. Si las decisiones no se toman cuando se deben, luego las circunstancias impondrán sus reglas.

      Nota: http://elalminardemelilla.com/2011/10/17/frente-a-la-roca-de-san-pedro/