Etiquetas

, , ,

 

 Último domingo de Adviento en Cabrerizas

          En la iglesia de La Medalla Milagrosa o de Batería Jota, el Vicario episcopal Roberto Rojo, celebró  la festividad de la Virgen de la Esperanza y también el encendido de la 4ª y última vela del Adviento, mes inicial del calendario litúrgico católico. En la ciudad de las religiones, la parroquia de la Medalla Milagrosa conforma la frontera entre la Fe cristiana y la islámica, a la que precede en 6 siglos.Es una frontera de convivencia que debe mantenerse así, para ejemplo del mundo, en un tiempo y en un momento en el que se hace más necesaria la tolerancia y la comprensión.

            “Los planes de Dios, dijo el Vicario, no siempre coinciden con los nuestros. Dios no pide permiso, se anuncia, Dios no obliga, solo llama”, para añadir que: ” es nuestra voluntad la que decide, aceptar o no esa proposición. Porque Dios no puede llevar a cabo sus planes solo, precisa de la colaboración de la persona, ya sea hombre o mujer. En el presente acaso, Dios escogió a una sencilla y joven mujer palestina, para el plan más alto posible, el de ser la Madre del Hijo del Hombre”.

              María, en su sencillez acepta y exclama: hágase tu voluntad y no la mía. “Esta es la frase clave para aceptar la voluntad de Dios, afirmó Roberto Rojo, no hay otra posible. Al hacerlo, María aceptaba un acontecimiento que no solo transformaría su vida, sino la la del Mundo entero”.

             “Esto es lo que hay que pensar en Navidad, siguió explicando el Vicario, más allá de las luces, los adornos, las celebraciones. ¿Estamos dispuestos a aceptar la voluntad de Dios?. Nuestro tiempo está necesitado de buenas intenciones, y para ello Dios cuenta con nosotros. No nos pone obstáculos, solo nos llama”.

            El acto litúrgico concluyó con la actuación del Coro de Voces Blancas del Colegio Enrique Soler.